La embalses de la comarca, en su nivel más bajo en cinco años

El del Tambre es el segundo de Galicia que lleva menos agua

.

santiago / la voz

Los apuros que están pasando los vecinos de Barcala por la falta de agua se repiten en prácticamente todas las zonas rurales de Galicia en las que la mayor parte de las viviendas y de las explotaciones agrícolas y ganaderas dependen de pozos de agua y manantiales que se están secando a causa de la pertinaz sequía. Decretada oficialmente la alerta la semana pasada, la situación es consecuencia de un año en el que las lluvias fueron escasas y anecdóticas. Prueba de ello es el estado de los embalses. La ocupación actual en Galicia-Costa es del 55,6 %, un 12 % inferior al año pasado y un 17 % por debajo de la registrada hace cinco años en las presas gallegas. En la última semana, la media de ocupación bajó un 3 %.

Las que surten a los vecinos de Santiago y de su área de influencia no son una excepción; de hecho, el último informe hidrológico publicado por la Xunta esta semana, reflejaba que el embalse del Tambre, el Barrié de la Maza, con un 17,4 % de ocupación, no solo era el segundo con menos agua de toda Galicia -superado únicamente por el del río Con, en Vilagarcía, con un 12 %- sino que es el nivel más bajo que registra en cinco años al llegar el mes de octubre. Está, además, un 50 % más seco que en el 2016.

La situación se repite en las demás cuencas que dan de beber a los vecinos de la comarca. El embalse de Vilagudín, al 52,5 % de su capacidad, estaba en octubre del 2014 al 94 %; el de Portodemouros, al 48,9 %, estaba ese año al 70 %; y el de Touro, casi siempre lleno, sufrió un importante bajón en los dos últimos años. La excepción es el de Vilasenín, que está casi al 82 % de su capacidad.

Votación
0 votos
Comentarios

La embalses de la comarca, en su nivel más bajo en cinco años