Tordoia despide a Antonio Pereiro Liñares, histórico regidor del PP desde 1999

El político, que padecía leucemia, trabajó hasta el último momento y aspiraba a la reelección


Santiago / la voz

Antonio Pereiro Liñares (Tordoia, 1950) falleció en la madrugada de ayer a los 68 años de edad al no poder superar la leucemia que padecía desde hacía seis años, una enfermedad que, salvo momentos puntuales, no le impidió ejercer su cargo de alcalde de forma ininterrumpida desde el año 1999, cuando encabezó la lista del PP.

Pereiro Liñares era un profundo conocedor de su concello, ya que, recién cumplida la mayoría de edad, aprobó una oposición como auxiliar administrativo y en el año 1982 ascendió a administrativo. Su llegada a la política municipal se produjo en 1995 como candidato de una lista independiente que a punto estuvo de ganarle la alcaldía a Andrés García Lamas, regidor entre 1979 y 1999, año en el que Pereiro lo sustituyó como cabeza de cartel por el PP.

Desde que asumió el cargo ganó todos los procesos electorales con mayoría absoluta, un reto que pretendía repetir el próximo mes de mayo, ya que había tomado la decisión de seguir en la política activa, en la que era un cargo de referencia en la comarca de Ordes, ya que tras su homólogo de Cerceda era el alcalde más veterano de la mancomunidad. También fue diputado provincial entre los años 2011 y 2013.

Casado y con dos hijos, sus familiares más directos han agradecido públicamente «los esfuerzos realizados y el trato recibido» por el equipo de Hematoloxía y Oncoloxía del CHUS que trató a Pereiro Liñares durante sus seis años de convalecencia.

También la corporación municipal mostró ayer su «profundo sentimiento de pesar y tristeza» por la inesperada muerte del regidor. El Concello celebra hoy un pleno extraordinario y ha decretado tres días de luto oficial.

Los restos mortales de Antonio Pereiro, velados en el tanatorio de San Xulián de Pontepedra, recibirán sepultura esta tarde después del funeral en su memoria, previsto para las 17 horas en la iglesia parroquial de Cabaleiros.

Un alcalde dos bos, dos de sempre

Diego Calvo

Falei con el por última vez hai unhas semanas, en Melide, nunha reunión cos nosos candidatos ás alcaldías. Antonio Pereiro estaba ilusionado, coma sempre, ante o reto dunhas novas eleccións municipais e falaba desas ansias de renovar a confianza cos seus veciños como só o fan os que verdadeiramente teñen vocación de servizo público. O pasado sábado, ao acto de presentación pública dos 313 cabezas de lista de Galicia para os comicios de maio, tiña confirmada a súa presenza, pero xa non puido vir.

O noso alcalde de Tordoia era un servidor público entregado ao seu pobo. Foino primeiro como funcionario e logo como rexedor desde o ano 1999. Non escatimou nunca esforzos nin tempo para atender aos seus, e vía e sentía como propios os problemas e as carencias dos que lle pedían axuda. Para el, merecía tanta atención o punto de luz a carón da última casa da última parroquia como os trámites para a aprobación do plan xeral de urbanismo, a apertura dunha nova estrada ou calquera preocupación persoal dun veciño. De feito, Tordoia pode presumir hoxe de ser un concello moi diferente e moi mellorado con respecto ao que era hai 20 anos... e iso é todo mérito de Antonio e o seu equipo.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tordoia despide a Antonio Pereiro Liñares, histórico regidor del PP desde 1999