Las ciudades se quedan atrás a la hora de licitar de forma electrónica

Toni Silva A CORUÑA / LA VOZ

TORDOIA

Álvaro Ballesteros

A Coruña, Santiago y Ferrol aún requieren el sistema manual mientras pequeños concellos ya gestionan con el 2.0

01 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Las empresas interesadas en realizar la pavimentación de la avenida de Couce, en Valdoviño (por algo más de 200.000 euros) tendrán que presentar la oferta en este pequeño concello de forma electrónica. Por el contrario, las firmas que quieran optar a reformar el mercado de Caranza de la ciudad de Ferrol (casi 800.000 euros) deben olvidarse del 2.0 y presentar la oferta de forma manual, en el sobre de toda la vida.

No son casos aislados. La provincia de A Coruña esconde una curiosa paradoja en la que municipios rurales y sin especialistas informáticos como Irixoa o Coirós ya están preparados para gestionar los nuevos contratos de forma telemática, como pide la Ley 9/2017 al albur de la directiva europea que marca octubre como el plazo en que el papel debe ser una mero recuerdo en la Administración. En cambio, las tres grandes ciudades -A Coruña, Santiago y Ferrol-, todavía no se han adaptado a esta nueva realidad o están en fase de pruebas. «Las ofertas se presentarán en el Registro de María Pita en papel o en soporte digital que se presentarán en el sobre cerrado. La presentación no se realiza a través de medios electrónicos, conforme a la DA 15.ª de la LCSP, por la falta de medios técnicos para su realización», señala uno de los recientes documentos de licitación del Ayuntamiento de A Coruña.

Mientras, consistorios como Paderne, Ordes, Tordoia, Brión, A Pobra, Mazaricos, Corcubión, A Capela o Santa Comba llevan meses licitando los nuevos contrarios de forma «exclusivamente» electrónica. Muchos han contado con la asesoría del equipo de informáticos de la Diputación, que han prestado su ayuda de forma poliédrica: cursos de jornadas completas para explicar la Plataforma de Contratación del Estado; han elaborado guías y tutoriales para no perderse en esa compleja página; y han realizado asistencia remota desde la sede provincial a los ordenadores de los concellos. «Y también les hemos invitado a venir aquí a nuestros ordenadores a hacer sus licitaciones», explica Miguel Lorenzo, jefe del servicio de informática y administración electrónica de la Diputación.