El BNG recupera después de cuatro años la alcaldía de Toques

Natalia Rodríguez Noguerol
N. Noguerol MELIDE / LA VOZ

TOQUES

NOGUEROL


José Ángel Penas tomó posesión del cargo este viernes tras la renuncia acordada de su socio de gobierno del PSdeG, Miguel Buján, que ejercerá como número dos en el bipartito municipal

20 jun 2021 . Actualizado a las 03:03 h.

Sin polémica, sin sobresaltos y sin sorpresas de última hora que modificasen el guion previsto. Así fue este viernes el relevo en la alcaldía de Toques que el BNG y el PSdeG acordaron a principios del mandato, reeditando un pacto de gobierno progresista que, desde hace seis años, mantiene al PP en las filas de la oposición municipal. José Ángel Penas tomó posesión del cargo, recuperando para el Bloque, que con 4 ediles es la fuerza con más representación en Toques, el bastón de mando con el que los nacionalistas se habían hecho tras las elecciones municipales de 2015. Entonces y al contrario que ahora, el acuerdo de gobierno situaba al BNG en la alcaldía durante los dos primeros años de mandato, y al PSdeG en la segunda mitad, de la que ahora se pone al frente el número uno del grupo municipal nacionalista, tras ocupar el cargo durante los dos primeros años de mandato el socialista Miguel Buján. El nuevo regidor, que ya ejercía en funciones desde que el pasado día 11 el alcalde saliente dio cuenta al pleno de su renuncia al cargo, resultó electo con el apoyo, amén de los tres ediles restantes del BNG, de los dos del PSdeG. Desde la oposición municipal, el PP renunció a presentar candidatura, poniendo así de evidencia la sintonía con la que se realizó el relevo en la alcaldía.

Las primeras palabras de José Ángel Penas tras su nombramiento, en sesión extraordinaria, como primer edil fueron para su antecesor, que, también de acuerdo con lo pactado en su día, permanecerá en el equipo de gobierno ejerciendo como primer teniente de alcalde. Penas agradeció a Miguel Buján «o traballo feito durante este dous anos complexos», que requirieron, subrayó, «un esforzo extra» a causa de la pandemia. «Estivo á altura», afirmó el regidor nacionalista de Toques, que expresó su deseo de «que sigamos nesa liña de traballo», al tiempo que su satisfacción recuperar la alcaldía. Supone «un premio ao traballo dos últimos anos», afirmó para destacar al hilo «a sorte de contar cun gran equipo», en el que incluyó tanto a los ediles del grupo municipal nacionalista como a los miembros de la agrupación local del partido. «Sen eles este proxecto non sería o mesmo», afirmó el alcalde de Toques, que asume el cargo como una «gran honra» y «coa mesa ilusión, ou incluso máis, que no 2015». José Ángel Penas también ofreció «traballo duro» y «disposición para o que faga falta», se mostró confiado en la recuperación de la normalidad previa a la pandemia para «retomar actividades e proxectos que están paralizados, e unha ruta de traballo» con la que, dijo, «espero estar á altura» para «que estes dous anos sexan produtivos para os veciños, que ben o merecen», añadió.

El alcalde de Toques también tuvo palabras de agradecimiento para el Partido Popular por la «moi positiva» oposición que ejerció durante la primera mitad del mandato. «Espero que sigades nesa liña, con propostas que contribúan a mellorar a xestión do concello», afirmó el regidor nacionalista, que ofreció a los populares diálogo «para estudar e levar a cabo calquera iniciativa que sexa beneficiosa para o veciños». Por su parte, el portavoz municipal del PP, Miguel Castro, expresó la voluntad de su grupo para darle continuidad a un labor de oposición «o máis construtiva posible», en el ejercicio de la que agradeció el proceder del regidor saliente. Castro realizó una valoración «positiva» de dos años «moi difíciles para todos», tendió la mano al nuevo alcalde para «intentar solucionar os problemas que haxa de atrás», y le deseó «suerte para que saia todo ben».