Juegos de mesa que huyen del plástico

TEO

c

Desde un taller artesano en Teo, Troquel Games se lanza a la captación de inversores para iniciar su internacionalización con un catálogo de productos educativos y de fabricación sostenible

19 sep 2021 . Actualizado a las 08:11 h.

Pocos caerán en la cuenta de que ese juego que tantas tardes entretiene filtrando no pocas enseñanzas está ideado y hecho en Calo, una parroquia de Teo. Y menos aún se lo plantearán en torno a las mesas de Francia o Alemania cuando Troquel Games se lance a la internacionalización. Porque en eso andan desde esta empresa socialmente responsable y ecológicamente sostenible que comenzó siendo un pequeño taller artesanal hace apenas seis años y que, por simple demanda, fue creciendo, ganando clientes y ampliando instalaciones y personal. «Acadamos un tamaño e imos buscando maior diversificación de mercados e canles para ter maior soberanía», explica Ramón González, cofundador y director de la firma.

Los esfuerzos comerciales e industriales para ello, desde mayor automatizacion hasta la necesidad de producir en otros idiomas o asumir distribución y márketing dimensionados, les ha llevado a captar nuevos inversores para dar el salto. «Nese camiño estamos, sen grandes prentensións, seguimos sendo unha empresa pequena», apunta sobre una cuenta de resultados que triplicó en el último año precovid su facturación (180.000 euros). En esta primera ronda se propusieron captar 200.000 euros. Ya tienen 55.000. «Teño unha espiña cravada, gostaríame captar algún inversor galego, temos cataláns, de Madrid, Málaga, vascos e incluso un italiano, pero galegos non», dice quien ha visto que entre los interesados no están agentes profesionales, sino quien «busca outro tipo de empresa». En la suya, por ejemplo, la conciliación marca los horarios, y los plásticos se han desechado a favor de cartón reciclado o la madera de bosques sostenibles. «Buscan invertir en empresas de impacto social, máis alá do económico; evidentemente queren ter rentabilidade, pero non a tan curto prazo nin tan elevada; os nosos inversores queren ademáis apoiar un proxecto que reteña a producción e o traballo en España, seña responsable socialmente e co medio ambiente», valora González.

Llegar a captarlos no es fácil, pero a cambio no solo encajan con la filosofía de Troquel, sino que ofrecen otras ventajas: «Invirten para apoiar un proxecto, pero non se meten na xestión, é xente que confía en ti, no teu negocio».