Las Anpa buscan otro tipo de comedor y Os Tilos se manifiesta para reclamarlo

Emma Araújo SANTIAGO / LA VOZ

TEO

Paco Rodríguez

Andaravía, de Brión, contacta con asociaciones y centros de Teo y Padrón para lograr que el servicio no dependa de la disponibilidad de las familias

17 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Anpa Andaravía, formada por familias con alumnado en el colegio brionés de Pedrouzos, ha iniciado contactos con otras asociaciones y centros educativos -de momento, con el CEIP A Ramallosa (Teo) y el Anpa del colegio Iria Flavia (Padrón)- para crear un frente común y negociar con la Xunta cambios en la gestión de los comedores. Este servicio depende, en muchos casos, de que familiares del alumnado colaboren, con la limitación de que el personal debe renovarse cada año para evitar vínculos laborales por esta tarea, por la que reciben 12 euros por día.

El colegio de Brión, que hasta ahora gestiona directamente el comedor al disponer de cocinero y varios auxiliares, ha pedido a la Consellería de Educación que lo asuma, lo que implica recurrir a un cátering, una solución que no convence al Anpa, si bien reconoce las dificultades que cada año tienen en el centro para conseguir personas suficientes para garantizar el comedor. De hecho, en este curso la pandemia obligó a dividir el servicio en dos turnos tras un acuerdo extraordinario entre el Concello y la Xunta para que el primero aportase el personal y que se consiguió con movilizaciones de las familias.

El Anpa brionesa resalta que en la misma situación están muchas más asociaciones, por lo que apuestan por negociar con la Consellería de Educación un nuevo sistema de funcionamiento de los comedores que garantice su continuidad y el acceso de las familias que lo necesiten.

PACO RODRÍGUEZ

La Xunta convoca al colectivo de Os Tilos, que exige esta prestación

Mientras el Anpa brionesa busca soluciones para apuntalar los comedores, la asociación de Covas, del colegio teense de Os Tilos, se sigue manifestando para recuperarlo, ya que, precisamente, se cerró este curso porque las familias no pudieron hacerse cargo de las tareas de apoyo.

La asociación mantiene su calendario de protestas, todos los días a las 13.30 horas, y esta semana invita a las familias a acudir con bocinas y cacerolas para hacer ruido. Mañana, representantes del Anpa se reunirán con el secretario xeral técnico de la Consellería de Educación, Manuel Vila López, para analizar sus demandas. Dependiendo del resultado, el Anpa decidirá nuevas protestas o las concluirá.