El pulpo salva la Feira do San Martiño

La cita equina de Teo, de la que se tiene constancia desde el siglo XVI, mantuvo vacía la carballeira de Francos pero la venta de comida se disparó por todo el municipio


SAntiago / la voz

Teo presume con orgullo de celebrar la que se considera una de las ferias equinas de más arraigo, ya que hay documentación que atestigua que la venta de caballos ya era una realidad en el año 1557. El coronavirus convirtió la otrora atestada carballeira de Francos en un silencioso espacio natural en el que un cartel recordaba que falta un día menos para cita del 2021. Esperar el próximo San Martiño con una buena ración de pulpo fue la fórmula elegida ayer por el Concello para mantener viva la feria. Y la respuesta a esta convocatoria no pudo resultar más exitosa vistas las colas y esperas de hasta una hora para adquirir el ansiado pulpo, que este año tan raro tampoco se prodiga en demasía.

El hostelero Amador Porta, de A Estrada, ocupó los espacios habilitados por el Concello en Pontevea y Montouto. Y en ambos se quedó sin pulpo. «Viñemos con reservas e levamos unha grata sorpresa», resalta, a la vez que insiste en agradecer el apoyo recibido por el Concello con esta iniciativa. Este hostelero recuerda que esta feria es una de las más importantes en lo que a venta de pulpo se refiere y si el tiempo acompaña supone un balón de oxígeno económico para afrontar la recta final del año. Y aunque este no fue como otros, su balance es muy satisfactorio.

Alfonso Mambís y su padre se instalaron en Luou y Calo y, al igual que los demás puestos, agotaron las existencias, una posibilidad que no imaginaron.

La gripe de 1918 ya obligó a suspenderla

La historia está condenada a repetirse y una prueba de ello es la incidencia de la pandemia del coronavirus y la gripe española de 1918 en la celebración de acontecimientos multitudinarios. Hay que remontarse al 11 de noviembre de hace 102 años para tener constancia de la suspensión la Feira do San Martiño de Teo, una medida de la que hay abundante documentación, que ha divulgado el responsable el archivo municipal de Teo, Pablo Sanmartín.

Entre la información que ha visto la luz destaca la copia archivada y manuscrita de la carta remitida al Concello por el gobernador civil en la que señalaba que «como dicho lugar es uno de los más azotados de este distrito por la epidemia de gripe reinante, y además con el cruce de tránsito que en la víspera del día referido, este y el siguiente, no solo se expone al mismo a ponerse en peores condiciones sanitarias de las que se encuentra, (...) me veo en la necesidad de recurrir a V.E. para encarecerle que tenga a bien disponer de la suspensión de la aludida feria».

Esta prohibición tuvo eco en varios periódicos de la época, como El Diario de Pontevedra, que, tal y como recopiló el responsable del archivo teense, publicaba el 5 de noviembre de 1918 la noticia de la suspensión de la feria con una pequeña reseña en la portada.

Previamente, el 3 de noviembre de 1918 El Ideal Gallego destacaba que la epidemia en «Vaamonde, Reyes, Rariz, Cacheiras, Recesende y Calo aumenta considerablemente». «Las bajas oscilan entre dos o tres diarias», añadía esta reseña periodística de hace 102 años.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El pulpo salva la Feira do San Martiño