El colegio de A Ramallosa caló en el Thyssen

Alumnos de infantil expusieron su proyecto «Big Valise» en la sala 44 del museo madrileño


santiago / la voz

Los 99 alumnos del curso pasado de educación infantil del colegio teense de A Ramallosa han dejado, literalmente, su huella en el Museo Thyssen-Bornemisza, concretamente en la sala 44, en el que compartieron espacio con los artistas Kurt Schwitters e Joseph Cornell. Esto fue posible por su participación en el proyecto Big Valise, que, como su nombre indica, era una maleta viajera que se fue llenando de contenidos hasta llegar a Madrid.

Tras este logro están años de trabajo del taller de artes plásticas del colegio de A Ramallosa, que imparte Marisa Garea, profesora de apoyo para el ciclo infantil en este centro y miembro del «colectivo Musaraña», integrado por docentes que participan en distintos proyectos artísticos del conocido museo. En este caso, la meta era, según explica Garea, «facer unha exposición máis viva, rompendo o hermetismo que hai entre o espectador e a obra de arte».

El resultado supuso un exitoso viaje de ida y vuelta. De ida porque los niños de los cursos de infantil diseñaron una pequeña caja, insertada en un gran baúl con otras propuestas artísticas de centros de toda España, que llegó al Thyssen. Y así, los 99 pequeños artistas de Teo, a partir de la idea de una mascota, llenaron su cajón de contenidos con los que se sintieron plenamente identificados y dejaron su huella digital en la obra.

También fue un viaje de vuelta, ya que iniciativas como la Big Valise, añade Garea, generan un retorno positivo en la sociedad porque «dignifican a obra e o traballo que se fai nas aulas e ofrécenos a oportunidade de amosalo, sobre todo vindo de centros públicos». Y no solo eso, ya que, tras años impartiendo este taller artístico, reconoce que «hai nenos maiores que din que botan de menos o obradoiro, e, polo que me din os compañeiros, esta é unha actividade que deixa pegada».

Más allá de resultados concretos, la educadora teense insiste en que su apuesta didáctica es demostrar que «todos temos a capacidade de crear» y «educar a vista e a sensibilidade» a las edades más tempranas posibles. Por eso, además de convertir a sus alumnos en artistas del Thyssen, las visitas como público a exposiciones y a los museos de Santiago y su entorno son parte fundamental del programa.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Teo
Comentarios

El colegio de A Ramallosa caló en el Thyssen