Las autocaravanas invaden el centro urbano por la falta de áreas propias en Santiago

Margarita Mosteiro Miguel
Marga Mosteiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTISO

Los usuarios de estos vehículos buscan aparcamiento gratuito y cómodo en calles junto a zonas verdes

15 jul 2021 . Actualizado a las 02:22 h.

La única área de aparcamiento de caravanas de Santiago, situada en Salgueiriños, sigue a la espera de una remodelación para ofrecer a los turistas una estancia más cómoda y agradable. Mientras esta reforma llega, el Concello está siendo permisivo con el aparcamiento de este tipo de vehículos en toda la ciudad. «En realidad son un vehículo más, y no se sanciona por aparcar», explica el concejal de Seguridade Cidadá, Gonzalo Muíños. «Tienen que pagar la ORA, si aparcan en calles reguladas por este aparcamiento, y no pueden hacerlo en los espacios de residentes», explica.

Eso sí, «aparcar no es acampar», puntualiza Muíños. Ni las caravanas ni las furgonetas camperizadas pueden ocupar la vía pública con mesas, sillas o toldos, y «no pueden montar mesas para comer en la calle. Para eso tienen que ir al aparcamiento de Salgueiriños o a los cámpings de la ciudad», insiste el edil. Cuando se aprecian conductas incorrectas, la Policía Local avisa, y solo se sancionaría cuando no se atiende a la advertencia. Ante la proliferación de caravanas y furgonetas acondicionadas para viajar en puntos concretos de la ciudad, «se decidió colocar carteles prohibiendo el aparcamiento», con el fin de evitar que esas zonas se convirtieran en asentamientos de caravanas. Entre los espacios prohibidos está el entorno del Multiusos de Sar. La razón por la que los usuarios de estos vehículos aparcan en la ciudad es por la falta de sombras y otros servicios en Salgueiriños, y también por el coste. En días nublados, la estancia en la explanada es aceptable, pero cuando sube la temperatura, el lugar no es adecuado para dormir.

Gonzalo Muíños comentó que, entre las previsiones de Tussa, está la de mejorar el área de Salgueiriños. «Acondicionar el espacio con la plantación de árboles para crear una zona de sombra», añade Muíños, está entre las mejoras, que «tienen que esperar», porque Tussa vio mermados sus ingresos por el covid. La prioridad es el aparcamiento de Belvís, y «a medio plazo no es posible intervenir en Salgueiriños».