¡Todo tan bonito!

Cristóbal Ramírez

SANTIAGO CIUDAD

01 jul 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Aveces la duda es si reír o llorar. Una mujer joven hace sola el Camino a finales de junio entre Sarria y Santiago y sus tik tok alcanzan la cifra —dice— de 700.000 visualizaciones. Y la duda se convierte en pregunta: ¿nos hemos vuelto locos o qué? O para ser más exactos, ¿cuál es el nivel de vacuidad del personal? Porque la chica hace bien en contar su aventura, solo faltaría, aunque comunique grandes descubrimientos como que «¡Es todo tan bonito!» y que le aparezca —¡sorpresa!— dolor de piernas. Hasta se pregunta si se perderá, algo para lo cual habría que ir con los ojos cerrados. Los tik tok rezuman una vulgaridad que asombra, diciendo la ciudadana en cuestión lo mismito que han dicho antes que ella cientos de miles de antecesores suyos.

Y queda la traca final: resulta que ha hecho el Camino sola. Bueno, cien kilómetros, para ser concretos. Obviamente no es mentira pero sí falso: la semana pasada anduvo al mismo tiempo que otros dos millares de personas, así que no fue sola ni aunque quisiera y se levantara a las seis de la mañana: formó parte de un nutrido grupo.

Porque lo alucinante es que resalte justamente eso, que fue sin compañía. Son miles las mujeres que hacen el Camino por su cuenta (al menos los muy frecuentados, Francés, Portugués, Inglés, Prolongación a Fisterra/Muxía…), porque las rutas jacobeas son un espacio mucho, muchísimo, más seguro que pasear por algunos barrios de una gran ciudad. Cuenten los delitos en los caminos, y sobre todo su relevancia. En Galicia se limitan a unos pocos robos de un móvil olvidado o similar.

Pues qué quieren que les diga, este es el nivel: 700.000 visualizaciones de unos vídeos diciendo parvadas. Así está el patio.