Condenado a diez meses de cárcel en Santiago un hombre que debía 8.000 euros en pensiones a su exmujer pese a que tenía dinero para pagarle

Xurxo Melchor
Xurxo Melchor SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

La sede de los juzgados de Santiago, en Fontiñas
La sede de los juzgados de Santiago, en Fontiñas XOAN A. SOLER

El acusado es reincidente, con dos penas por abandono de familia por no abonar las pagas a las que estaba obligado

15 jun 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Negarse a pagar la pensión compensatoria a su exmujer le ha salido caro a un hombre, que ahora no solo tendrá que abonarle los 8.000 euros que le debía, más los intereses legales que se han generado, sino que también deberá hacer frente a una pena de diez meses de cárcel que acaba de ser ratificada por la sección compostelana de la Audiencia Provincial, que ha rechazado el recurso de apelación del denunciado por estimar que no pagó las mensualidades a las que estaba obligado pese a que tenía suficiente dinero para hacerlo.

El condenado es además reincidente, ya que cuenta con dos sentencias firmes como autor de un delito de abandono de familia en su modalidad de impago de pensiones. Ambas del Juzgado de lo Penal número 2 de Santiago, ratificadas después por la Audiencia y que dieron lugar a tramitaciones ejecutorias para obligar al hombre a satisfacer las cantidades que debía.

En el caso de la pensión compensatoria que tenía que pagar a su exmujer, en un primer momento se estableció en 350 euros al mes, cuando el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Ribeira resolvió en octubre del 2012 el procedimiento de divorcio contencioso. Posteriormente, la sección sexta de la Audiencia Provincial, la que tiene se sede en Santiago, elevó esa cuantía hasta los 450 euros mensuales.

El litigio continuó con un procedimiento de modificación de medidas en el 2016 en el que se desestimó la pretensión del acusado de que se le liberara de la obligación de pagar la pensión compensatoria a su exmujer. Sin embargo, cuando apeló esta sentencia sí logró que el tribunal provincial rebajase de 450 a 300 la mensualidad, cantidad que debía revisarse anualmente en función del IPC.

El recurso que el hombre presentó ante la Audiencia contra la condena de diez meses de prisión y el abono de los algo más de 8.000 euros que adeudaba a su exmujer tenía como único argumento que no tenía medios económicos suficientes para hacer frente a esos pagos, algo que el tribunal rechaza por completo. Es más, en los hechos probados de la resolución se señala que «a pesar de tener suficiente capacidad económica, no abonó voluntariamente ningún pago de dicha pensión compensatoria a sus respectivos vencimientos desde la mensualidad de julio del 2016 inclusive, presentando la denuncia origen de las presentes actuaciones el 30 de julio del 2020, prestando declaración judicial como investigado el día 11 de diciembre del 2020».

Por tanto, las cuotas no abonadas a su exmujer se extienden desde julio del 2016 hasta octubre del 2021 y hay que tener en cuenta que para que se consume el delito de impago de pensiones tan solo hacen falta que no se abonen dos mensualidades.

El condenado alegaba que su situación económica ha ido a peor, aunque cuando se analizó en el procedimiento de modificación de medidas, aunque se reconoció una disminución de sus recursos, pero no una falta o eliminación, se determinó que «sigue realizando trabajos de construcción por sí mismo, permanece la opacidad de sus ingresos, mantiene el uso del almacén y tiene asignada la vivienda de mayor valor y no consta la supresión de ciertos gastos indicativos de capacidad económica». De ahí que se le rebajase la pensión de los 450 euros mensuales a 300.