Chichalovers: la nueva bocatería de Santiago que recupera los recuerdos de infancia y los sabores tradicionales de la aldea

SANTIAGO CIUDAD

Graciela y Darío en Chichalovers, un pequeño establecimiento ubicado en Aller Ulloa 5 que ofrecerá distintas propuestas en formato «take away», con los chicharrones y el chorizo como grandes protagonistas. Cada una de ellas ha sido bautizada con expresiones típicas gallegas, recogidas en un glosario que fue traducido a otras lenguas «para que a nosa cultura cruce fronteiras».
Graciela y Darío en Chichalovers, un pequeño establecimiento ubicado en Aller Ulloa 5 que ofrecerá distintas propuestas en formato «take away», con los chicharrones y el chorizo como grandes protagonistas. Cada una de ellas ha sido bautizada con expresiones típicas gallegas, recogidas en un glosario que fue traducido a otras lenguas «para que a nosa cultura cruce fronteiras». SANDRA ALONSO

Especializados en chicharrones y chorizo de elaboración propia, abrirán sus puertas a partir del lunes en Porta do Camiño

07 jun 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

¿Qué sabe más a aldea que una bolla de pan artesano con chicharrones o con chorizo? Esos sabores tradicionales son los que se ha propuesto recuperar y llevar a un nuevo público Chichalovers, una nueva bocatería —nada convencional— especializada en chicharrones y chorizo de elaboración propia que abrirá sus puertas el lunes en Santiago. El antiguo quiosco de prensa y revistas que regentaba en su día la señora Preciosa en Porta do Camiño se ha convertido en un establecimiento take away donde se han propuesto «acercar la casa de la abuela al medio de la ciudad y reivindicar los sabores más auténticos, en un espacio con un toque urbanita».

Así lo explica Darío Capelo, propietario de la carnicería A dos Capelo cuya familia tiene una granja en Santa Comba, la cual será también el principal proveedor para este nuevo proyecto que comparte con su pareja -y ahora socia también en el terreno laboral-, Graciela Castro. «Yo quería dar una vuelta de tuerca a dos de los productos que vendemos en la Praza de Abastos. Allí llegan a un público más mayor y quería evitar que se perdieran entre las nuevas generaciones. Y Graciela estaba buscando un bajo para desarrollar eventos gastronómicos con su empresa, Onyvá. Encontramos este local, que nos encantó, y vimos la oportunidad de juntar en él nuestras inquietudes y de poner en valor el territorio y el producto de proximidad de una forma innovadora», relata él.

La carta se compone de distintas combinaciones en formato bocadillo con el chorizo y los chicharrones como protagonistas: desde las más simples y magistrales (como Cajoendiola, que junta el embutido casero con queso) hasta otras más arriesgadas (como el Arredemo!, un brioche de chicharrones con pepinillos agridulces y chipotle picante, o su Maloserá!, que combina la fritura de cerdo con manzana ácida, cilantro, lima y salsa de yogur). Además, Chichalovers venderá bandejas de chicharrones o chorizo con queso de Arzúa gratinado; así como cucuruchos de chicharrones y chorizo dulce o picante (en este caso frío, para picotear). Y, para el postre, hay tanto el recurrido y genuino queso con membrillo acompañado con pan del país como un viaje a la infancia llamado Pan con chiculate, o una tercera opción más vanguardista bautizada como Unha porcallada (molde brioche con chocolate, crema de manises, plátano y frambuesas).

Tras la primera toma de contacto, en una cata a puerta cerrada, esta pareja de emprendedores afincada en Santiago confirma satisfecha que «hemos tenido un buen feedback: que te digan que con un bocata los has transportado a la infancia y le has traído grandes recuerdos es muy bonito».