La procesión dos Irmáns se suspendió y fue sustituida por un acto en el colexio da Inmaculada

Margarita Mosteiro Miguel
Marga Mosteiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

La lluvia desluce la Semana Santa de Santiago y muchas cofradías tuvieron que recordar recorridos o celebrar ceremonias a cubierto

31 mar 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

La lluvia está impidiendo que la Semana Santa de Santiago pueda lucir en todo su esplendor. Varias procesiones optaron por no salir a desfilar por las calles para evitar daños irreparables en las figuras y en otros elementos de gran valor artístico. Los cofrades tuvieron que organizar actos en las iglesias para sustituir a los recorridos por el casco histórico. Así le ocurrió a la procesión dos Irmáns, prevista para las 20.00 horas de este sábado y que finalmente se sustituyó por un acto solemne en el patio del colexio da Inmaculada, que permaneció abierto hasta el final de una celebración que presidió Jorge García, hermano mayor de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Unción y Nuestra Señora de la Serenidad. El acto tuvo como protagonista a la virgen de la Serenidad, expuesta bajo cubierta en el interior del recinto. Junto a ella, las mujeres cofrades portaron la imagen del Cristo Crucificado, recogido por los miembros de la Brilat al son de las marchas tradicionales que acompañan el desfile procesional. El Cristo de la Unción se quedó en la capilla.

Aunque en la jornada del viernes parecía que la lluvia daba una tregua a la procesión de la Soledad, y los cofrades llegaron a sacar la imagen la iglesia de Salomé, pocos minutos después comenzó a llover con intensidad. Por ese motivo fue necesario acelerar el paso y regresar a la iglesia, en la Rúa Nova, tras procesionar solo por la do Vilar. La rápida actuación de los cofrades, aplicándole calor, evitó daños en el valioso manto de la Soledad.

También la procesión del Santo Entierro, prevista para la tarde del Viernes Santo, recortó su recorrido; y la del Santo Encuentro se limitó al acto del sermón en la iglesia de San Miguel, con la asistencia del arzobispo, Francisco José Prieto Fernández. La procesión de la Quinta Angustia fue una de las pocas que completó su recorrido esta Semana Santa. La procesión salió del campo da Angustia y realizó su recorrido por la zona norte del casco histórico para regresar a la capilla da Angustia, tras procesionar por San Pedro. El Jueves Santo se suspendió la procesión de la Última Cena, que se limitó a un acto en San Francisco; y pudo salir la del Cristo Flagelado, que realizó su recorrido desde la media noche del jueves a la madrugada del viernes. Las procesiones del domingo de Ramos, la del lunes de la Humildad y la del Cristo de la Paciencia del martes salieron sin problemas. La del huerto de los olivos, de la noche del martes, redujo su recorrido.