Los taxis subirán de nuevo en el 2023 y la carrera a Lavacolla costará 23 euros

La Voz SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

Sandra Alonso

Tras el reciente incremento excepcional, Raxoi aprobó ayer otra actualización  de precios

28 nov 2022 . Actualizado a las 21:24 h.

Los taxis subirán sus tarifas de nuevo para el 2023. Será el segundo incremento en apenas un par de meses. Después de aguantar hasta mediados de este año con los precios aprobados en el 2018, las asociaciones del sector demandaron en el verano un aumento para hacer frente en el segundo semestre al alza de precios derivada del incremento del coste de los combustibles y la crisis económica. Entonces, el Ayuntamiento les autorizó una subida excepcional media del 4,57 % para las tarifas urbanas, el porcentaje que solicitaba el sector, que apuntaba que su demanda estaba por debajo del IPC acumulado. El nacional se situaba entonces en el 13,8 % y el gallego en el 15 %. Ese acuerdo, que quedaba pendiente de la valoración del Consello Galego de Transportes, no se hizo efectivo hasta este mes de noviembre.

Las dos entidades que representan a este colectivo en la ciudad, la Asociación Compostelana de Autotaxis y la Asociación de Taxistas Profesionales de Santiago, han demandado ahora una nueva actualización para el 2023. Su propuesta, aprobada ayer por la Xunta de Goberno, y pendiente también de la validación de ese órgano autonómico, supone una subida ponderada del 13,08 % con respecto al 2018, aunque los usuarios habituales no lo percibirán en esa medida al haber asumido ya desde este mismo mes el incremento del 4,57 %. Aunque moderada en cierta medida por esta actualización tarifaria por tramos, sí percibirán especialmente esa evolución los usuarios del trayecto hasta o desde el aeropuerto. Hace apenas un mes costaba 21 euros, desde este noviembre ya abonan 22 y a partir de enero (si para entonces tiene el visto bueno de la Xunta) serán 23.

Con la nueva actualización, la percepción mínima (bajada de bandera) costará el próximo año 4,30 euros en tarifa diurna, lo que supone un 10,25 % sobre la tarifa actual (la que está en vigor desde este mes) y un 14,67 % por encima de la de hace un año. La nocturna se mantiene en los 5 euros aprobados en el 2018, mientras que la de los sábados y festivos se sitúa en 4,75 euros (un 10,47 % más que hace un año). La mayor subida, no obstante, con respecto a los precios que operaban antes de este otoño se da en el kilómetro recorrido diurno (un 22,45 %), que pasa de los 0,98 euros de entonces a 1,20. El nocturno sube cuatro céntimos sobre la tarifa de los últimos años (un 2,86 %) para situarse en 1,44 euros.

La hora de espera diurna, que no se tocó en la actualización que opera desde este mes, se eleva a los 21 euros, 1,5 euros más. La nocturna costará 29,37 y la de sábados y festivos, 24,30. En cuanto a los suplementos, se mantienen los precios fijados en el 2018, salvo en el caso de los bultos. Este subió este mes a 0,60 (antes 0,50), aunque no se tocará de nuevo para el próximo año.