Sus cafés van unidos a una frase de ánimo para empezar motivado cada día

SANTIAGO CIUDAD

PACO RODRÍGUEZ

Los turistas fotografían los carteles que decoran la cafetería Belke de San Roque

08 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Un buen día descubrió que «cuando transmites mensaje positivos, te sientes mejor; cuando sonríes, la gente reacciona de otra manera, lo positivo contrarresta lo negativo. Si enfocas tu vida hacia lo positivo en lugar de verlo todo negro, tendrás mejores resultados». Esta filosofía de vida marca el día a día de Isabel Horca Soler desde hace años, y procura transmitir su positivismo a todos los que le rodean: familia, vecinos, amigos, clientes. El cambio radical que dio a su forma de abordar el día a día surgió para hacer frente a una enfermedad. «Tenía brotes de asma con frecuencia, pero desde que empecé a enfocar mi vida hacia lo positivo, cuando dejé la queja y la pena a un lado, no volví a tener brotes. No tengo que tomar la medicación para controlar los brotes. Me siento mucho mejor. Estoy segura de que cuando ves el vaso medio lleno y no medio vacío, todo funciona mejor». Su café Belke es conocido por los mensajes de ánimo que pueden leerse tanto en su ventana como en la cartelería y en la muñeca que anima a entrar en el local. Ella fue la primera en colgar las frases positivas, y desde hace unos meses copiaron la idea otros dos establecimientos de la calle. «Yo lo tengo desde hace mucho. Antes de la pandemia ya estaban, pero creo que ahora la gente se fija más». En su café, el desayuno se completa con una larga lista de mensajes de ánimo, entro los que destacan: «Antes de criticar, espera; antes de rezar, perdona; antes de gastar, ahorra; antes de actuar, escucha; antes de reaccionar, piensa; antes de abandonar, intenta», «Hoy es un regalo», «El desafío de la vida es superación» y, una de sus frases favoritas, «La queja nos empobrece, la gratitud nos engrandece». Además de los mensajes colgados en el exterior del bar, de las paredes de su local cuelgan cuadros con imágenes relajantes, «en las que salen mis hijos», que son fotografiadas «sobre todo, por los turistas extranjeros. Me hace gracia, porque usan el traductor de Google para entenderlas, y luego preguntan si pueden hacer fotos». Durante lo peor de la pandemia, Isabel colgó un mensaje para la reflexión: «Cada uno es responsable de sus actos», porque «había polémica por la mascarilla y la vacuna, y creo que todos tenemos nuestra parte de responsabilidad para con nosotros mismos y con los demás». En su empeño por motivar cuenta también con la ayuda de alguno de sus clientes, «que me pasaron al gallego algunas frases, otras están en inglés, y ya os digo que si alguien quiere aportar alguna idea, la pongo sin dudarlo». Isabel tiene claro que «recoges lo que siembras, y yo quiero recoger buenas vibraciones». Sus frases arrancan sonrisas todos los días en San Roque. 

Poetry Slam Compostela

En la cuarta temporada del Poetry Slam Compostela, celebrada en el Riquela Club, participaron cuatro finalistas, de los que Miguel Ponce de León resultó vencedor. Los clasificados para la final, además del ganador, fueron Clarisa Mancini, Peter Brea y Ademar Silvoso. El evento fue organizado por el dinamizador cultural Diego Horschovski, que tiene previsto comenzar la quinta temporada después del verano. Miguel Ponce es un artista multidisciplinar que formó parte de la compañía de teatro de la USC. Ponce estrenó ayer, en la Iglesia de la Universidad, su nueva obra de teatro Veneficio (de lo cotidiano y como remediarlo), dentro del Festival Escenas do Cambio.

 

Excursión vecinal

Más de medio centenar de vecinos del municipio de Tordoia participaron en una excursión de tres días por Portugal, organizada por el Ayuntamiento. Durante su visita al país vecino, los excursionistas estuvieron acompañados por la concejala de Terceira Idade e Festexos, Manuela González. La suerte, en lo que se refiere al clima, estuvo de parte de los vecinos, que pudieron disfrutar de un tiempo perfecto para el paseo. El primer día estuvieron en Barcelos y se hospedaron en un hotel de Povoa de Varzim. Después fueron a Oporto, donde participaron en el crucero «Das seis pontes», y ya de regreso a casa, visitaron las localidades de Guimaraes y Ponte de Lima.