Medicina recupera su concurrida fiesta de graduación en Compostela

E. Araújo SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

De la última promoción salieron 340 nuevos profesionales y el 79 % son mujeres

01 may 2022 . Actualizado a las 19:48 h.

Que tu vocación sea también tu afición. Esta es la idea que la nueva promoción de la Facultad de Medicina de Santiago 2016-2022, formada por 340 profesionales que en un 79 % son mujeres, recibió ayer de su padrino, el doctor Miguel Ángel Caínzos Fernández, que también los animó a viajar para conocer la ciencia de curar de otros países.

Este acto regresó ayer a la agenda universitaria después de tres años de parón provocados por la pandemia, por lo que resultó una graduación especialmente emotiva y celebrada. La jornada comenzó con la tradicional foto de familia en la plaza de A Quintana, que se llenó del intenso color amarillo de las becas que portaban, sin excepción, los futuros profesionales que deberán ejercer una carrera que el coronavirus ha transformado. El acto central se desarrolló en el Palacio de Congresos de Galicia, que añadió a cerca de 1.500 personas como público, en su mayoría familiares y amigos de los recién graduados. Ninguno quiso perderse una ceremonia que fue más celebrada de lo habitual, ya que hasta que la evolución de la pandemia no dio un respiro no estaba garantizado que un acto así se pudiese celebrar sin problemas de aforo y distancias.

En representación de la USC participaron la vicerrectora Pilar Murias Fernández; el decano de la Facultad de Medicina y Odontología, Julián Álvarez Escudero; el presidente de la Real Academia Galega de Medicina, Francisco Martelo Villar; la Gerente del Área Sanitaria de Santiago de Compostela y Barbanza, Eloína Núñez Masid; además de profesorado y miembros del equipo decanal. El doctor Ángel Carracedo entregó los diplomas llamando por su nombre a todo el alumnado. En representación del alumnado, Candela Fernández Reino y Andrés Antelo Abeijón ofrecieron un discurso en el que destacaron el esfuerzo necesario para terminar su formación y defendieron la igualdad real entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la profesión médica.