La Catedral de Santiago y el centro de acogida al peregrino duplicarán su personal de seguridad

Xurxo Melchor
Xurxo Melchor SANTIAGO

SANTIAGO CIUDAD

El vicepresidente Rueda y el director de la Fundación Catedral, Daniel Lorenzo, firman el acuerdo de colaboración por el que la Xunta costeará el incremento del personal de seguridad en la basílica y el centro de peregrinos
El vicepresidente Rueda y el director de la Fundación Catedral, Daniel Lorenzo, firman el acuerdo de colaboración por el que la Xunta costeará el incremento del personal de seguridad en la basílica y el centro de peregrinos Xoán A. Soler

La Xunta eleva a 1,1 millones su convenio económico con la Fundación de la basílica

26 abr 2022 . Actualizado a las 23:40 h.

Con la pesadilla del coronavirus poco a poco desvaneciéndose, la llegada de peregrinos a Santiago está recuperándose a pasos agigantados y el 2022 promete ser el año fuerte de este Xacobeo excepcionalmente bianual por culpa de la pandemia. Ante la perspectiva de una llegada masiva de caminantes y turistas en lo que queda de año, se tornaba imprescindible reforzar el personal de seguridad y atención al público tanto en la basílica compostelana como en el Centro Internacional de Acogida al Peregrino de la calle Carretas. Por ello, la Fundación Catedral y la Xunta acaban de renovar el convenio de colaboración económica por el que el Gobierno gallego, a través de Turismo, sufraga el coste de estos servicios, que ahora pasarán a contar con el doble de trabajadores gracias a que los fondos que aporta la Administración autonómica también se duplican.

Los dos convenios suscritos por el vicepresidente Alfonso Rueda y el director de la Fundación Catedral, Daniel Lorenzo, suponen que la Xunta invertirá 1,1 millones de euros, de los que 846.100 corresponden al refuerzo del personal de seguridad en la Catedral y el centro de acogida de peregrinos y otros 304.661 son para apoyar el funcionamiento de estas instalaciones en las que se sella la compostela a los caminantes.

Para Rueda, el incremento de la ayuda económica para duplicar el personal de seguridad en la basílica era una necesidad ante el incremento de visitantes que se está experimentando este año debido a la reactivación del turismo toda vez que parece haber pasado lo peor de la pandemia. Además, hay que tener en cuenta que el centro de acogida de peregrinos también ofrece otros servicios relacionados con el Camino como la capilla y zona para actos, un punto de información sobre la ruta jacobea, un espacio para las asociaciones del itinerario y una biblioteca. De ahí la necesidad de aumentar también los fondos que destina la Xunta para contribuir a su funcionamiento.

En esta misma línea se manifestó Daniel Lorenzo, que quiso agradecer a la Xunta «el enorme esfuerzo que viene realizando desde que se inició el proyecto de trasladar al antiguo asilo el centro de acogida al peregrino, que en su día parecía algo quizás excesivo, cuando ahora comprobamos que no habríamos podido atender a los peregrinos que hemos venido recibiendo si no contásemos con este edificio».

Este aumento del personal de seguridad busca, ante la llegada masiva de turistas y peregrinos, garantizar el correcto control de accesos y aforos en la Catedral y el centro de peregrinos, una labor en la que también son fundamentales los voluntarios con los que cuenta el Arzobispado.

El alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo (PSdeG), también estuvo presente en un acto en el que puso de manifiesto el incremento notable del tráfico de pasajeros en el aeropuerto y la estación de tren, especialmente desde la llegada del AVE. De ahí que el regidor considere indispensable contar con más personal de atención y seguridad en la Catedral para hacer frente al gran número de visitantes y peregrinos que está previsto que lleguen a lo largo del año.

O Pino y Arzúa

Por otra parte, los alcaldes de O Pino y Arzúa, Manuel Taboada y José Luis García, respectivamente, han tomado la decisión de no abrir los polideportivos municipales a los peregrinos del Camino hasta que no se hayan agotado las numerosas plazas de alojamientos públicos y privados que hay disponibles en cada concello.

La medida busca no hacer lo que consideran como «competencia desleal» a los hosteleros que ofrecen camas a los caminantes en ambos municipios. Y es que la normativa prohíbe que los concellos cobren por dejar dormir en los polideportivos.

PACO RODRÍGUEZ

Récord con 38.134 peregrinos, batiendo la marca del 2019

Si en enero, febrero y marzo los datos de llegada de peregrinos a Santiago mostraban todas las dudas que seguían sin disiparse por culpa del coronavirus, el fin de las restricciones a la movilidad ha supuesto un auténtico bum en abril. En lo que va de año, han obtenido la compostela 38.134 caminantes, una cifra que es superior a la que se registró en el mismo período del 2019, el último ejercicio antes de la pandemia. «Hemos superado el récord del año récord», explica muy gráficamente el director de la Fundación Catedral, Daniel Lorenzo, resaltando que hace tres años se batió la mejor marca histórica en el Camino.

Ese magnífico dato anual que ya apunta el 2022 se cimenta en el mes de abril, en el que llegaron a Santiago nada menos que 27.099 peregrinos, por los 24.174 que lo hicieron en el 2019. De ellos, aproximadamente el 60 % son españoles y el 40 % restante extranjeros, lo que también da muestras de la recuperación de los viajes internacionales, esenciales para la buena marcha del sector turístico en la ciudad.

No en vano, los datos de viajeros y pernoctaciones también están siendo muy buenos y recuperan los niveles prepandemia, como destacó el vicepresidente Alfonso Rueda. Así, en el primer trimestre del 2022 han sido 551.000 los viajeros recibidos, que supusieron más de un millón de pernoctas en toda Galicia, lo que hace que la comunidad se sitúe diez puntos por encima de la media nacional en la recuperación de la demanda turística.

Solo en marzo, Galicia acogió 215.500 viajeros y casi 412.000 pernoctas, muy cerca de los datos anteriores a la pandemia del coronavirus, lo que hizo que la comunidad se situase segunda en recuperación del sector turístico en España, solo por detrás de las islas Canarias.