La campaña solidaria de alumnos de Compostela por «una higiene digna»

Patricia Calveiro Iglesias
Patricia Calveiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

Lucía Sobrado (entre las cajas para la donación de productos de higiene menstrual, con mallas negras), acompañada por otras alumnas del bachillerato internacional. Su iniciativa cuenta con el respaldo del resto de su clase. Son cerca de 20 estudiantes y entre ellos hay también dos chicos.
Lucía Sobrado (entre las cajas para la donación de productos de higiene menstrual, con mallas negras), acompañada por otras alumnas del bachillerato internacional. Su iniciativa cuenta con el respaldo del resto de su clase. Son cerca de 20 estudiantes y entre ellos hay también dos chicos. PACO RODRÍGUEZ

La iniciativa partió de los estudiantes de bachillerato internacional del instituto Rosalía de Castro

25 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

En muchas ocasiones, basta una sola persona comprometida para promover el cambio en muchos. Y esto es, precisamente, lo que ha sucedido en un instituto de Compostela, el IES Rosalía de Castro. A sus aulas llegaba este curso una joven de Ames, Lucía Sobrado, para estudiar el bachillerato internacional. Ella ya había puesto en marcha en su anterior centro, el IES do Milladoiro, una campaña contra la pobreza menstrual. Y, lejos de abandonarla y pasar página, ha conseguido que siga creciendo con el apoyo de sus compañeros de clase y de la dirección del centro, decididos a poner su granito de arena por «una higiene digna».

En los últimos días, este grupo de alumnos se ha ocupado de preparar varias cajas y decorarlas para que -a partir de esta misma semana- otros estudiantes puedan depositar en ellas sus donaciones de compresas, tampones, toallitas u otros productos de higiene menstrual. Toda la ayuda que consigan reunir durante los próximos dos meses será entregada a mujeres desfavorecidas del área de Compostela. «Imaxínaste ter que decidir entre comer ou a túa hixiene? Dúas de cada dez mulleres en España non poden permitirse comprar produtos menstruais», recuerda el cartel de la campaña, organizada con la colaboración de Javier Turnes, vicedirector y coordinador del programa de actividades CAS (Creatividad, Acción y Servicio) en el instituto santiagués, además de ser el profesor de Teoría del Conocimiento de los alumnos del bachillerato internacional, filósofo y músico.

Al igual que ya hizo el año pasado en su anterior centro, Lucía repartirá de nuevo formularios entre sus compañeros para realizar un estudio del grado de conocimiento sobre la pobreza menstrual entre su franja de edad. Además, celebrarán una gala benéfica, en la que se hará la entrega formal de las donaciones. La iniciativa de la joven ha trascendido al propio ámbito académico y, con su actitud decidida, ha conseguido también implicar en su proyecto a empresas, explica: «Contaré con la colaboración de empresas de productos menstruales sostenibles, como Organicup, que donará una gran cantidad de copas y bragas menstruales (400). Y llevo colaborando durante varios meses también con Redpanti» En ambos casos, añade, estarían interesados en realizar un taller formativo sobre la pobreza menstrual en su instituto.