El centro de investigación del edificio del Vilas se dedicará a biotecnología

Margarita Mosteiro Miguel
marga mosteiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

cedida

Sus promotores aspiran a convertir a Santiago en «líder a nivel continental»

15 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Detrás del centro de investigación que se habilitará en el edificio que albergó el restaurante Vilas están los empresarios Carlos Cobas, cofundador y presidente de Mestrelab Research; Santiago Domínguez, director general en entidades innovadoras y en entornos corporativos multinacionales como Mestrelab Research; Jorge Pereira, economista y director financiero de varias empresas a nivel nacional e internacional, y con participación también en Mestrelab Research; y Elisa Couto, abogada y socia de Dinahosting SL. Para entender el posicionamiento de estos empresarios en el sector de la innovación, y más concretamente en el de la biotecnología, cabe destacar que Mestrelab comercializa un Software especializado en la investigación química, que, destacan, «foi fundamental na posibilidade de que Pfizer, BioNtech, AstraZeneca e Moderna Therapeuctics poideran desenvolver a vacina contra o covid».

Los promotores del centro de investigación del Vilas apuntan que ese proyecto precisó de más de una década de trabajo. «Podería terse acelerado de dispor dun entorno onde estas colaboracións se producirán máis rápido e natural», señalan. Para el desarrollo del Software se contó con el talento individual de tres personas, pero «sería imposible sen a colaboración e interconexión de investigadores situados en San Francisco, San Diego, Boston, Viena, Londres e Tokio». Este entorno propicio para la investigación es el que los cuatro socios compostelanos pretenden favorecer con el centro de investigación que promueven en el inmueble del Vilas, y que permitirá traer a Santiago a investigadores de primer nivel. El propósito es que «transcendan as súas capacidades individuais, o que permitirá acelerar o crecemento e competitividade do sector». Por eso en el plan de trabajo de Coliving Compostela está atraer científicos para trabajar en proyectos innovadores, fundamentalmente del sector de la biotecnología, mediante la colaboración entre empresas como Mestrelab, Bruker y universidades como la australiana de Nueva Gales del Sur (Sídney). En este sentido, Coliving contratará, subcontratará y firmará colaboraciones bajo distintas formas jurídicas con los investigadores para «o seu desenvolvemento, que crearán este coñecemento que será transferido a terceiros a través de Coliving».

Oportunidad para la ciudad

Todo ello, sostienen, brindará la oportunidad de «converter a Santiago en un hub europeo da biotecnoloxía, líder e competitivo a nivel continental». Los socios insisten en que el centro les permitirá «devolver a Santiago parte de lo que nos ha dado». Apuntan que, como investigadores y personal vinculado a empresas innovadoras, detectaron en Galicia «a necesidade de promover sociedades no sector privado adicadas puramente á prestar servizos para terceiros de investigación e desenvolvemento (I+D)» para facilitar la innovación de las pequeñas empresas y los proyectos colaborativos entre empresas privadas.

Coliving Compostela transformará el viejo edificio del Vilas un espacio físico compartido donde investigadores y profesionales de diversas empresas, áreas y ámbitos «poidan colaborar en distintos proxectos en curso», de manera que la interrelación favorezca nuevos proyectos de I+D impulsados desde el sector privado, con el apoyo de las Administraciones y de la USC.