Santiago multa el 47 % más y el 27 % del dinero es para el gestor privado

Margarita Mosteiro Miguel
Marga Mosteiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

PACO RODRÍGUEZ

La empresa concesionaria del cobro también se lleva el mismo porcentaje de las sanciones ligadas a la movida nocturna

14 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El número de multas impuestas en Santiago pasó de las 34.000 del 2018 a unas 50.000 en este último año. El primer dato es el que se empleó, en el 2018, para definir las condiciones del contrato adjudicado a finales de aquel año a una empresa privada para la gestión de las multas, con una vigencia de tres años prorrogables hasta dos más. Por este trabajo administrativo, la empresa se lleva un 26,8 % de las cantidades cobradas en período voluntario. Cuando la sanción pasa a vía ejecutiva, la empresa no recibe ninguna cantidad.

El porcentaje que se lleva la empresa de las multas es siempre el mismo, es decir, aunque suba el número de sanciones no baja el porcentaje que se queda en la empresa. Por tanto, la recaudación de la empresa privada se dispara. Esto, precisamente, es lo que ha sucedido en el último año. De acuerdo con el dato aportado por el concejal del PP Alejandro Sánchez-Brunete, en el último año se impusieron aproximadamente 50.000 multas. No todas son por infracciones de tráfico, aunque aproximadamente un 90 % corresponden a las sanciones a conductores por los excesos de velocidad detectados por los radares, por saltarse aquellos semáforos en los que están instalados los fotorrojos, por el uso inadecuado de la carga y descarga, y por todas aquellas infracciones relacionadas con la circulación viaria.

Más recientemente, la empresa también se está encargando de tramitar el cobro de las sanciones impuestas por cuestiones vinculadas a la movida nocturna, entre ellas, por orinar en la calle, beber en la vía pública o por exceso de ruido en fiestas privadas en pisos. De todas estas también se lleva la empresa un 26,8 % de la cantidad impuesta a los jóvenes y no tan jóvenes. De esta manera, el Concello se garantiza el cobro de unas sanciones que no paran de crecer.