La policía da por cerrado el caso de la red dedicada a la explotación sexual y la corrupción de menores en Santiago y Ourense

Iván Caride, S. L. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

Sandra Alonso

Los agentes se encargaron de que «se descabezase» la organización, aunque permanecen alerta ante futura posible información

25 ago 2021 . Actualizado a las 14:18 h.

La Policía Nacional da por cerrado el caso de la red dedicada a la explotación sexual y corrupción de menores en domicilios después de la detención ayer en Santiago y Ourense de seis implicados, entre ellos su cabecilla, con domicilio en la compostelana rúa do Home Santo. Fuentes de la Policía declaran que «se aseguró que se descabezase la organización» y que «ya no quedan más componentes en libertad», por lo que el caso permacerá «cerrado entre paréntesis» ante la posibilidad de que surja nueva información o conexión con otras víctimas, algo que de momento no ha ocurrido.

El grupo se dedicaba a la captación de mujeres jóvenes en situaciones de gran necesidad para prostituirlas en domicilios particulares. La actuación de la Policía ayer terminó con la liberación de dos menores que iban a ser prostituidas de manera inmediata. La investigación comenzó cuando la policía recibió la información de que dos chicas menores de edad en situación de exclusión social habían sido alojadas en un domicilio y forzadas a mantener relaciones sexuales con dos adultos «como forma de pago» por la ayuda recibida. Además, dos mujeres del entorno de los hombres propusieron a las menores ejercer la prostitución en Compostela, a lo que, dada la situación, una de ellas accedió.

El cabecilla, un vecino de Compostela con domicilio en la rúa do Home Santo, se encargaba de «probar» a las mujeres -sin importar que fueran menores- para confirmar eran «válidas para el servicio», empleando un lenguaje vejatorio y un trato sexual agresivo, además de quedarse con hasta un 40 % del precio de cada servicio.