Santiago reactiva su empuje turístico

Iván Caride / s. l. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

CATUXA PRIETO

La desescalada eleva la afluencia a la ciudad de turistas y peregrinos, que forman largas colas a diario para acceder a la Catedral por la Puerta Santa

09 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

A primera hora de la mañana y aprovechando la poca circulación de gente, los turistas encuentran el momento idóneo para sacarse las obligadas fotos de rigor ante la Puerta Santa. Y es que el turismo compostelano comienza a recuperarse poco a poco tras muchos meses de capa caída. Prueba de ello son las largas colas que se forman a diario, entre las 11.00 y las 13.00 horas, y que permiten a los visitantes finalmente atravesar el marco de la puerta y entrar en la Catedral.

La situación sanitaria no parece suponer ya tanto impedimento a la hora de viajar. «Poco a poco va mejorando la cosa este año», comenta el encargado de seguridad de la puerta hecha por el Mestre Mateo, que también puntualiza que las medidas de seguridad frente al covid se están cumpliendo rigurosamente, quitando casos aislados de algunas pocas personas que se retiran la mascarilla con el fin de tomarse una foto durante unos segundos en el interior del templo.

CATUXA PRIETO

La crisis sanitaria del coronavirus obligó a cancelar los planes de muchos peregrinos y turistas que ahora los retoman con ánimo y esperanza. Es el caso de Cristina Vallés y Miguel Escribán, de Madrid. Aseguran que ya deseaban visitar Compostela el año pasado, pero tuvieron que aplazar el viaje por la pandemia. «Este año ya estamos vacunados y mucho más tranquilos», afirma Cristina, preparada para cruzar el umbral de la puerta. Ambos han decidido hospedarse en casa de una amiga en Nigrán, aunque subrayan que era de obligado cumplimiento visitar la ciudad. Como ellos, los también madrileños Montse y Roberto y el alicantino Alexis, compañeros del Camino, llegaron con la esperanza de ver la Puerta Santa tras pasar 15 años sin visitar Santiago: «Me habría gustado hacer el Camino antes, sobre el mes de abril», añade Alexis, que volvía a casa en avión esa misma noche.