El 95 % de los conductores respetan la zona 30 en Santiago salvo en la avenida de Ferrol

Xurxo Melchor
Xurxo Melchor SANTIAGO

SANTIAGO CIUDAD

La calle Clara Campoamor es una de las que está limitada a 30 kilómetros por hora
La calle Clara Campoamor es una de las que está limitada a 30 kilómetros por hora PACO RODRÍGUEZ

En la vía de Conxo los controles de radar que ha hecho la Policía Local detectaron un 23 % de infractores

09 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Ha pasado ya casi un mes desde que entró en vigor el nuevo Reglamento de Circulación aprobado por la Dirección General de Tráfico (DGT) y en Santiago el balance no puede ser más positivo, porque los controles llevados a cabo por la Policía Local muestran que el grado de cumplimiento del nuevo límite de velocidad a 30 kilómetros por hora es casi generalizado y solo lo infringen un 4,6 % de los conductores.

El amplio estudio llevado a cabo por el cuerpo de seguridad municipal muestra que el 95,4 % de los conductores que circulan por las calles englobadas en la zona 30 —la gran mayoría del centro de la ciudad— respetan el nuevo límite. Hay un 0,33 % más que no supera los 40 y un 1,96 % que no sobrepasa los 50, mientras que se ha detectado que solo un 2,28 % rebasan esa franja.

De las calles de la zona 30 analizadas mediante el radar fijo instalado en vehículo camuflado, en todas el respeto a la nueva norma supera el 90 % salvo en la avenida de Ferrol, donde ese buen registro baja muchísimo. Los datos recabados por la Policía Local muestran que aquí solo el 77 % de los conductores circulan a la velocidad máxima establecida. Llama la atención que los que la incumplen lo hacen de forma mayoritaria por mucho, ya que el 18 % de los vehículos controlados pasaron a entre 51 y 60 kilómetros por hora, por un 5 % que lo hizo a entre 41 y 50. Sin embargo, no hubo ninguno en la franja inmediatamente superior al límite, de 31 a 40.

En Clara Campoamor, que ya estaba limitada a 30 desde que se abrió tras su completa remodelación, el cumplimiento del límite de velocidad alcanza el 90,4 %. Nuevamente, los infractores se pasan en más de 10 kilómetros por hora del máximo permitido, porque no hubo ninguno detectado a entre 31 y 40. Un 5,2 % lo hizo a entre 41 y 50 y un 4,4 % a entre 51 y 60, la franja en la que la infracción ya se considera grave y está penada con una multa de 300 euros y dos puntos del carné.

En las calles Volta do Castro y San Lázaro, que forman parte de las que se han visto afectadas por la bajada del límite porque antes de la nueva norma podía circularse por ellas a 50 kilómetros por hora, el grado de respeto al máximo de velocidad permitida supera el 96 % en ambos casos.

De hecho, San Lázaro es en la que menos infractores se han detectado, porque el 98,6 % circulaba a 30 o menos. Tan solo se detectó a un 1,4 % que lo sobrepasó, un 0,7 % por ir a entre 31 y 40 y otro tanto por hacerlo a entre 51 y 60. En Volta do Castro cumplen el 96,6 %, por un 2,3 % que infringió el límite al ser detectado a entre 41 y 50 kilómetros por hora y un 1,1 % que iba a entre 51 y 60.

En la zona 50 también se han hecho controles informativos que han arrojado datos que nuevamente muestran el buen comportamiento de los conductores en Santiago. El 96,7 % respeta el límite de velocidad, por un 1,5 % que fue detectado a entre 51 y 60 y un 1,8 que circulaba a entre 61 y 70.

Sorprende muchísimo el respeto al nuevo límite en la avenida de Asturias, por la que antes podía circularse a 90 kilómetros por hora. En este último mes, el 97,8 % de los coches controlados iban a 50 o menos, por solo un 2,2 % de infractores, todos ellos en la franja entre 61 y 70. En Filgueira Valverde el 94 % cumplió, por un 5 % que iba a entre 51 y 60 y solo un 1 % que infringía la norma aún más e iba a entre 61 y 70.