Los delitos sexuales se han cuadruplicado en Santiago en el arranque del año

Xurxo Melchor
Xurxo Melchor SANTIAGO

SANTIAGO CIUDAD

Una mujer pasa por una de las sendas vigiladas creadas por la Universidade de Santiago (USC) para evitar ataques sexuales en el campus
Una mujer pasa por una de las sendas vigiladas creadas por la Universidade de Santiago (USC) para evitar ataques sexuales en el campus Sandra Alonso

En el 2020 solo se registraron cuatro denuncias, que ahora se elevan a 18 e incluyen dos agresiones con penetración

07 jun 2021 . Actualizado a las 01:15 h.

 Santiago es una ciudad segura. Este es el mantra una y mil veces repetido por todos los comisarios de la Policía Nacional que han pasado por la capital de Galicia, así como por todos los alcaldes compostelanos y todos los subdelegados del Gobierno en la provincia de A Coruña. Y, en términos generales, lo es, porque cuenta con un índice de criminalidad bajo. Sin embargo, al analizar el informe del Ministerio del Interior de infracciones penales del primer trimestre del 2021 emergen dos preocupaciones: los delitos sexuales y los que se cometen al cobijo de la Red.

Son los sexuales los delitos que más han subido en Santiago si se comparan los tres primeros meses de este año con los del 2020. Y es que son más del cuádruple al pasar de 4 a 18. El dato es aún más relevante, porque de enero a marzo es el único período del ejercicio pasado que puede tenerse en cuenta a efectos estadísticos, ya que el resto de meses están contaminados por el efecto de la pandemia del coronavirus, que hizo que se desplomase la criminalidad en toda España por el confinamiento y las duras restricciones de movilidad que han estado vigentes.

En la estadística que maneja Interior con datos de todos los cuerpos policiales del Estado, los delitos sexuales están divididos en tres tipos diferentes: contra la libertad e indemnidad sexual, agresión sexual con penetración y resto de delitos contra la libertad e indemnidad sexual. En Santiago, en el primer trimestre del 2021 han subido en las tres categorías. Y no poco, un 350, un 100 y un 250 por ciento, respectivamente.

Las agresiones sexuales con penetración, que están entre los delitos más graves de este tipo, han pasado de no haber ninguna entre enero y marzo del 2020 a registrarse dos en el mismo período del presente ejercicio. Mayor es el incremento de los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, ya que el año pasado hubo dos en Santiago en el primer trimestre y en el 2021 ya se han contabilizado nueve de forma oficial. En la categoría que engloba al resto de delitos de este tipo se ha pasado de dos a siete, un avance que es también significativo.

Santiago celebró esta semana una junta local de seguridad —la última con Pilar López-Rioboo como subdelegada porque se jubila— en la que en la rueda de prensa posterior no se ofreció ningún dato sobre la preocupante evolución que muestran los delitos sexuales en el arranque del año. Sí se analizó el otro único tipo delictivo que crece en la ciudad en el primer trimestre del 2021, los delitos cometidos a través de Internet, que han aumentado un 200 % con respecto al 2019 y que ya suponen la mitad de todos los ilícitos penales que se denuncian en Compostela.

En el informe de criminalidad aún no hay un apartado específico para los ciberdelitos, que se engloban en la categoría de resto de infracciones penales. Su aumento, junto al de los delitos sexuales, ha elevado un 3,4 % la criminalidad en Santiago en el primer trimestre del 2021.

La otra cara de la moneda es Ames, con cero ataques sexuales en el arranque del 2021

El informe de criminalidad del Ministerio del Interior solo ofrece datos de municipios con más de 20.000 habitantes, por lo que en el área de Compostela, además de a la capital gallega, tan solo se incluye a Ames. Y en este concello el primer trimestre del año arroja buenos datos, con una estabilización del total de infracciones penales, que fueron 181 en el primer trimestre del 2020 y de 180 en el de 2021.

En cuanto a los delitos sexuales, el balance trimestral no puede ser mejor, ya que han quedado reducidos a cero en todas las categorías, tanto las relacionadas con la libertad e indemnidad sexual como las agresiones sexuales con penetración. En este primer tramo del año no se registró ninguna, por las cuatro que hubo en el mismo período del ejercicio anterior.