Ya se puede contemplar en el Obradoiro la catedral de Santiago libre de andamios soñada hace 8 años

Entre los años 2018 y 2019 hubo un período de tiempo en el que se hizo un alto en las obras en la fachada frontal de la basílica, retomadas hace dos inviernos

La retirada del andamiaje utilizado para restaurar la escalinata y la rejería de la entrada principal de la catedral de Santiago, la del Obradoiro, recupera en su integridad la imagen que más identifica a Galicia en el mundo. Las obras de rehabilitación de la basílica no han concluido totalmente, pero la fachada barroca ya luce con todo su esplendor en correspondencia con la brillantez de la restauración realizada en el interior, estrenada a finales del pasado año con vistas a la apertura de la Puerta Santa para el bienio jubilar 2021-2022.

Han pasado casi ocho años en los que, salvo un paréntesis, la faz más fotografiada de la catedral ha estado total o parcialmente cubierta. Y son ya más de once los transcurridos desde que se iniciara, con la aprobación del plan director del conjunto catedralicio, la intervención más ambiciosa realizada en los más de ocho siglos de historia desde la consagración del templo.

A los pies de la fachada del Obradoiro terminan los peregrinos su aventura e inmortalizan su llegada con el imponente monumento de piedra de fondo. Sin embargo, en los últimos ocho años la mayor parte de ellos se tuvieron que conformar con una imagen semioculta por andamios, a causa de las distintas obras de restauración. Ayer, la parte frontal del icónico templo se despojó definitivamente de las estructuras metálicas y grúas que la rodearon desde que en octubre del 2013 se iniciaron las actuaciones dirigidas a conseguir el resultado final que hoy se puede por fin disfrutar.

Hay que matizar que no lleva estos siete años y medio con andamios, ya que hubo un período de tiempo, entre los años 2018 y 2019, en los que se hizo un alto en las obras en la fachada del Obradoiro y desaparecieron los andamios, que regresaron luego para rematar el proyecto de restauración. El armazón metálico se quitó al comienzo del verano del 2018 y con vistas a la visita del rey Felipe VI, quien comprobó in situ el avance de la restauración de la Catedral en octubre de ese año. Una pintada realizada durante la manifestación del 8M del 2019 en la piedra que soporta la escalinata del monumento religioso obligaría a cubrir esa parte durante unos días para eliminar el grafiti y no seguir alimentando la polémica que lo rodeó. Y ya, a finales de ese mismo año, se emprendía una nueva fase de intervención, en la escalinata.

Cientos de peregrinos que completaron el Camino de Santiago entre 2014 y 2015 conservan un recuerdo de los vinilos que instalaron para cubrir los andamios, que ocultaban entonces prácticamente toda la cara frontal central de la Catedral.

En ellos se reproducía la parte que tapaban, y contribuían a recrear la imagen de la fachada y reducir el impacto visual que producía la instalación levantada para acometer las obras. Lo mismo se hizo el pasado mes de diciembre, coincidiendo con el inicio oficial de este Xacobeo, con un panel frente a la escalinata levantada por obras.

Aunque los últimos trabajos del plan integral de restauración de la Catedral continúan en otros puntos, ya se puede disfrutar del resultado final del lifting rejuvenecedor en la fachada de la basílica más famosa todas. Los andamios solo volverán este año al Obradoiro para llevar a cabo una de las actuaciones aún pendientes, la que tiene que ver con la fachada del Museo de la Catedral (a la derecha de la escalinata, si se mira de frente). Mientras tanto, se realizan los últimos trabajos previstos en el plan de restauración del conjunto monumental, que afectan principalmente a las cubiertas y otras intervenciones menores en las capillas del interior de la basílica.

Atrás quedan hitos como la restauración de la capilla mayor, con la recuperación de las pinturas de los techos, la de todas las fachadas y las torres. Y, ya desde hace casi tres años, la reapertura del rehabilitado pórtico de la Gloria, que provocó admiración en todo el mundo.

La retirada del andamiaje deja ver la rejería y la escalinata de la fachada barroca de la Catedral

Marga Mosteiro
Retirada de andamios de la fachada de la catedral de Santiago
Retirada de andamios de la fachada de la catedral de Santiago

A lo largo de la semana se retirarán todas las piezas que cubren los elementos de la praza do Obradoiro

Comienza la cuenta atrás, y solo quedan unas horas, en el peor de los casos días, para que desaparezca completamente el andamiaje que cubre la escalinata y rejería de la fachada barroca de la Catedral de Santiago. Los operarios trabajan contrarreloj para evitar que los episodios de chaparrones que caen sobre la ciudad retrasen las labores del desmonte de las chapas ancladas a los tubos del andamio, y poder así avanzar en la retirada del propio andamiaje. Esta mañana ya se puede ver parte del impresionante trabajo de restauración, que permitió recuperar la reja que corona la escalera. Un trabajo que comenzó en julio del pasado año, y que supuso la reposición de piezas totalmente dañadas y la restauración de otras que había sido objeto de reparación anteriores no muy acertadas, según comentó Santiago Martínez, Chago, en retiradas ocasiones. Tras meses de trabajo intenso, en el que se emplearon técnicas idénticas a las usadas por los maestros herreros que fabricaron la rejería, la pieza comenzó a instalarse hace unas semanas, cuando se dio por terminado el trabajo de restauración en el taller del Tambre. 

Seguir leyendo

Votación
25 votos
Comentarios

Ya se puede contemplar en el Obradoiro la catedral de Santiago libre de andamios soñada hace 8 años