Los descuentos de media temporada más agresivos dividen al comercio en Compostela

Patricia Calveiro Iglesias
P. Calveiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

XOAN A. SOLER

Mientras que unos hacen un esfuerzo para atraer clientes, otros lo ven ya inasumible

10 may 2021 . Actualizado a las 23:12 h.

Los carteles con descuentos en los escaparates forman parte del paisaje urbano estos días. Basta con dar un paseo por el centro de Santiago para percatarse de la cantidad de comercios que ofrecen saldos de media temporada. En plena primavera, y a pesar de que la campaña oficial de rebajas acabó en marzo, las pérdidas derivadas de la crisis sanitaria han llevado al comercio a sumarse al mid season sale con promociones más agresivas de lo normal, con las que buscan atraer el consumo tras un año de caída en las ventas en sectores como el de la moda.

Las grandes firmas, como ya es habitual, son las que empujan del carro en esta campaña. La mayor parte, aún se puede permitir tirar la casa por la ventana y los descuentos son de hasta el 70 % en artículos con precios superreducidos (los llamados special price), como en el caso de Trucco, donde además ofrecen un 30 % en prendas de media temporada. No es difícil en estos casos ver promociones al 50% o 30 %, porcentajes que han puesto en un dilema al pequeño comercio, dividido entre los que aún pueden ofrecer estos márgenes y están dispuestos a hacer un esfuerzo más para salir del atolladero y aquellos que simplemente lo ven inasumible llegados a este punto.

Un buen ejemplo de esa doble realidad está en la tienda Kookaï Naf Naf de Doutor Teixeiro. En ella, las grandes marcas tienen importantes descuentos, sin embargo la colección propia mantiene íntegramente el pecio original. ¿El motivo? «Una se lo puede permitir y la otra no», explica con claridad meridiana la propietaria del negocio y estilista Carmen Díaz.

«Desde que llegó el covid-19 las campañas promocionales están siendo casi continuas en las grandes casas, incluso en marcas que no solían bajar los precios fuera de las rebajas, como Naf Naf. Ahora estamos todo el tiempo con ofertas, si no son los Happy days es la Venta flash, como la de estos últimos días en Kookaï, con una selección de ropa al 50 % y 60 %. El mundo de la moda se mueve a unas velocidades de vértigo y, o mueves las colecciones o la mercancía pasa de moda en un abrir y cerrar de ojos porque cambian los gustos. Esto te obliga a hacer un esfuerzo y empeñarte más para estar a la altura de la competencia», indica Carmen Díaz.

La otra cara de la moneda la conoce también de cerca esta comerciante santiaguesa. En agosto lanzó su propia marca de ropa, CDE, y en ella no hay descuento que valga: «No entro en rebajas ni promociones en todo el año. Fue una decisión que costó trabajo tomar, pero en una colección con unos márgenes tan ajustados como esta sería sangrante hacer descuentos. Mucha gente está acostumbrada a esperar a las rebajas cuando una prenda le gusta para comprarla, porque da mucha rabia luego verla por menos dinero; pero en este caso eso no sucede y poco a poco vas explicando a las clientas que los precios son estables y, por mucho que dejen pasar el tiempo, no les va a salir más barato, en todo caso lo que puede suceder es que se queden sin su talla o se agote el producto».

El chollo de los «outlet»

Con los descuentos que ningún pequeño comerciante puede competir (y, por ley, tampoco podría ofrecer, al tener que vender por debajo del precio real) son los que tienen las tiendas de outlet, especialmente generosos en un momento en el que el resto de establecimientos lanza jugosos reclamos a la altura de las rebajas de verano. Uno de esos ejemplos se encuentra en el Fifty Factory, el outlet multimarca del grupo Cortefiel -con uno de sus locales en Área Central-, que vende novedades de primavera con una rebaja de hasta un 85 %.

Cada vez más pymes buscan refugio en la venta «online» con campañas propias

La pandemia forzó el salto de muchos negocios al ecommerce, donde tanto los recién llegados como aquellos que llevan años de experiencia compiten en un mercado igual de exigente para ambos. Las pequeñas y medianas empresas compostelanas no viven ajenas a esta realidad y cada vez más autónomos de la ciudad buscan refugio en las ventas a través de Internet, una plataforma en la que -siguiendo la tendencia del mercado- ofrecen campañas propias e independientes de las que hay en sus tiendas físicas.

El código de bienvenida al visitante que accede por primera vez al dominio es ya algo habitual; al igual que otros códigos especiales con descuentos extra. Por ejemplo, en Who Killed Bamby? se ofrece una rebaja del 10 % en nueva temporada con esta fórmula en su web. Y la selección de artículos en promoción crece en algún caso exponencialmente, como en Cultura Urbana, con más de 30 zapatillas deportivas de mujer y otros 45 modelos masculinos de primeras marcas al 50 % (incluso alguno al 70 %).