La tendencia de las cocinas ciegas se abre paso en Santiago y Ames

Patricia Calveiro Iglesias
Patricia Calveiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

Alberto Bellas e Isabel Redón, en el restaurante Rebell Homeburger de Bertamiráns, donde este matrimonio puso en marcha un proyecto que llevaba planeando 4 años. Dicen que su mejor publicidad ha sido el boca a boca y apostar por una carta reducida en la que destaca «el producto fresco, de calidad, y con un precio bajo». Avanzan que su intención es introducir nuevos platos y llegar a más hogares a través del modelo de las cocinas ciegas
Alberto Bellas e Isabel Redón, en el restaurante Rebell Homeburger de Bertamiráns, donde este matrimonio puso en marcha un proyecto que llevaba planeando 4 años. Dicen que su mejor publicidad ha sido el boca a boca y apostar por una carta reducida en la que destaca «el producto fresco, de calidad, y con un precio bajo». Avanzan que su intención es introducir nuevos platos y llegar a más hogares a través del modelo de las cocinas ciegas PACO RODRÍGUEZ

Rebell Homeburger, de Bertamiráns, fue el último en unirse a esta fórmula y ahora elabora su misma carta en O Milladoiro, pero solo para reparto a domicilio

07 may 2021 . Actualizado a las 07:58 h.

La demanda de comida a domicilio se disparó con el covid-19 y muchos se sumaron en el último año al carro (o la moto, en este caso) del reparto, para tratar de capear la pandemia. Pero algunos han dado un paso más allá y, apostando por este bum del delivery, se han apuntado a la tendencia de las cocinas ciegas. Consiste, básicamente, en ampliar el radio de acción y llegar a nuevos municipios sin tener que abrir otro restaurante físico con servicio de sala y barra. Solo hace falta montar una segunda cocina, desde la que se elabora la misma carta, pero solo salen de ella pedidos a domicilio. Este modelo es el que eligió, por ejemplo, El Cártel de Mawey, para su desembarco en Santiago y sus burritos de autor se preparan en el hotel Ciudad de Compostela para que los recojan allí los propios clientes o se los lleve un repartidor. En Ames, Rebell Homeburger ha sido el último en sumarse a esta fórmula. El negocio que abrieron en Bertamiráns, en noviembre del 2019, Isabel Redón y Alberto Bellas estableció su cocina ciega en As Galanas, con la que distribuyen desde hace una semana también en la zona de O Milladoiro y las urbanizaciones limítrofes (Campos de Mirabel, Las Mimosas, etcétera). «No deja de ser una cocina normal, como la que de cualquier establecimiento con comedor, pero puedes llegar a más gente con una inversión menor a la que harías montando otro restaurante, porque no necesitas un local tan grande, decoración ni vajilla», indica Alberto, un amiense de 36 años que tocó distintos palos empresariales y, tras empaparse de muchas ideas y cultura gastronómica en sus viajes, dio rienda suelta a su vocación hostelera junto a su pareja. «Todavía cuesta bastante aquí entender qué es una cocina a ciegas y la gente te pregunta si trabajamos con registro sanitario y carné de manipulador de alimentos... Alguno cree que es algo clandestino, hasta que le explicas que funcionamos con todo en regla», comenta. «Rebell nació con la idea de llegar a poblaciones intermedias. Mi mujer, Isa, es de Madrid y pensamos en montar algo allí o en Santiago, pero luego nos dimos cuenta que hay una demanda no cubierta fuera de las ciudades», dice él, quien se ocupa de la parte de la cocina, y ella de la del diseño gráfico y comunicación. Con una carta inspirada en la cocina urbana —sus hamburguesas miran hacia las de la Costa Oeste y se complementan tanto con nachos como con tacos thai, entre otros guiños a la gastronomía asiática—, su intención es seguir creciendo, ampliar su menú con nuevas propuestas y ampliar la oferta en más lugares a través de cocinas ciegas, con la posibilidad de asentarse allí más tarde con un restaurante. «Podríamos contratar a otros dos repartidores que hagan rutas más largas desde Bertamiráns, pero entendemos que los pedidos tienen que llegar como querríamos recibirlos nosotros en casa: bien presentados y calientes, ante todo. Queremos distinguirnos por el buen trato a los clientes y por dar un producto bueno y sabroso», concluye el responsable de Rebell, donde disponen de su propia aplicación móvil para realizar pedidos. 

De la USC a la Cocina Económica

Durante el último trimestre, tres alumnas de la USC realizaron sus prácticas externas de Traballo Social en la Cocina Económica de Santiago. Elisa Álvarez, Ángela Figueroa y Laura Mosquera terminan el próximo viernes su formación en el comedor social de las Hijas de la Caridad, bajo la supervisión de sus trabajadores sociales (Nazaret López Calviño, Xosé Hadrián Suárez y Cristina Filloy), quienes destacan que en un momento tan complicado como el actual para trabajar en contacto con el público se integraron perfectamente en el trabajo diario. Y, lo que es más loable, además de realizar las actividades propias de su especialidad, las tres universitarias no dudaron en arrimar el hombro con otras tareas extracurriculares, como la preparación de los menús para llevar o el protocolo de acceso extraordinario al comedor.

A Feroz ya representó «Santa Inés» en el teatro Sá de Miranda y este fin de semana lo hará en el Auditorio de Vila Nova de Gaia. En la foto, en Viana do Castelo, de izquierda a derecha: Inés Portela (distribuidora del espectáculo); Manolo Dourado (técnico de sonido); Inés Salvado Gontad (actriz principal); Lorena Conde (autora del texto y directora de la pieza); y Raúl Giraldo (técnico de iluminación)
A Feroz ya representó «Santa Inés» en el teatro Sá de Miranda y este fin de semana lo hará en el Auditorio de Vila Nova de Gaia. En la foto, en Viana do Castelo, de izquierda a derecha: Inés Portela (distribuidora del espectáculo); Manolo Dourado (técnico de sonido); Inés Salvado Gontad (actriz principal); Lorena Conde (autora del texto y directora de la pieza); y Raúl Giraldo (técnico de iluminación) MANOLO DOURADO

A Feroz, en Portugal

La compañía santiaguesa A Feroz participa en el Festival Internacional de Teatro de Expressão Ibérica (FITEI), una de las citas más importantes de Portugal. Su obra Santa Inés, interpretada por Inés Salvado (actriz y cantante, en De Vacas) y dirigida por Lorena Conde, ya se representó el pasado fin de semana en el teatro Sá de Miranda y domingo llega al Auditorio de Vila Nova de Gaia. La organización no solo ha seleccionado su trabajo artístico entre las propuestas de referencia que desarrollan actualmente, sino que además la compañía es la única representante de la escena gallega y estatal en esta edición. Al margen de las funciones, el festival promueve paralelamente un coloquio entre el equipo compostelano y miembros de la compañía Noitarder sobre la temática en común de sus espectáculos. En el caso de Santa Inés, la idea partió de su propia protagonista y la historia gira alrededor del concepto de libertad, de obediencia, de violencia, de la necesidad de responder a las incertezas espirituales universales y de una revisión del lugar de las mujeres en la religión.