Tres hipótesis y muchas incógnitas en el caso del niño asfixiado por su tío en Santiago

La tesis de que Santiago Cepeda sufrió un brote psicótico se tambalea

El suceso se produjo en la casa familiar de los Cepeda, en la calle Loureiros de Santiago
El suceso se produjo en la casa familiar de los Cepeda, en la calle Loureiros de Santiago

Santiago

Han pasado ya siete meses y medio desde la estremecedora muerte en Santiago de un niño de solo tres años que fue asfixiado por su tío sin ningún motivo aparente. No hay dudas de que fueron las manos de Santiago Cepeda Quintela las que taponaron las vías respiratorias de su sobrino, pero lo que no está tan claro es si también fue su mente. La defensa, que dirige el abogado compostelano Evaristo Nogueira, no quiere hacer más declaraciones y se limita a reiterar lo que ya ha dicho: que considera que el imputado, que lleva más de seis meses en prisión preventiva, o sufrió un brote psicótico o padece una enfermedad mental que hizo que no fuera consciente de sus actos aquel trágico 21 de septiembre del 2020. Es una de las tres hipótesis que existen para esclarecer un caso en el que hay muchas más incógnitas que certezas. 

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Tres hipótesis y muchas incógnitas en el caso del niño asfixiado por su tío en Santiago