Condenados por desobediencia a pagar 1.080 euros de multa por negarse a ponerse la mascarilla en una calle de Santiago

Amenazaron a los policías grabándoles con el móvil y la acusada lesionó a uno de ellos en el forcejeo

En una imagen de archivo, agentes de la Policía Nacional y de la Local patrullan conjuntamente por Santiago para vigilar el cumplimiento de las medidas decretadas para frenar la pandemia del coronavirus
En una imagen de archivo, agentes de la Policía Nacional y de la Local patrullan conjuntamente por Santiago para vigilar el cumplimiento de las medidas decretadas para frenar la pandemia del coronavirus

Santiago

El Juzgado de lo Penal número 2 de Santiago acaba de condenar por desobediencia a un hombre y a una mujer que el pasado mes de febrero se negaron a ponerse la mascarilla cuando se lo requirieron unos agentes de la Policía Nacional en Santiago. Cada uno de ellos tendrá que hacer frente a una multa de seis meses con una cuota diaria de seis euros —1.080 euros en total—. A mayores, la acusada tendrá que indemnizar con 221,27 euros al agente que resultó herido en el forcejeo que se produjo cuando se resistió a la detención.

Esta es la primera sentencia a favor de una actuación policial por la negativa a ponerse la mascarilla en la calle que gana el Sindicato Unificado de Policía (SUP), que se presentó en la causa como acusación particular. Los dos condenados tendrán además que hacer frente a las costas que ha generado el proceso judicial, incluido el pago a la representación letrada del SUP.

La sentencia declara probado que sobre las 16 horas del 11 de febrero del 2021 cuatro agentes de la Policía Nacional acudieron a la calle Frei Rosendo Salvado, en el Ensanche compostelano, tras ser advertidos por un compañero que estaba fuera de servicio que tenía un altercado con dos personas que se negaban a ponerse la mascarilla en la vía pública.

Cuando los policías les pidieron que se pusieran la mascarilla, ellos contestaron cuestionando su obligación de utilizar este método de protección contra el coronavirus y comenzaron a grabar con el móvil a los agentes tratando de intimidarles diciéndoles que les iban a denunciar.

La mujer les dijo que «les iba a hundir» porque su padre era juez y trató de abandonar el lugar llegando incluso a forcejear con los policías que se lo impidieron, hiriendo en la mano derecha a uno de ellos, que sufrió arañazos en los dedos que tardaron siete días en curar.

El hombre, por su parte, se negó en principio a ser cacheado, aunque finalmente accedió a identificarse. Ambos tuvieron que ser reducidos, para lo que los agentes emplearon la fuerza mínima necesaria.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Condenados por desobediencia a pagar 1.080 euros de multa por negarse a ponerse la mascarilla en una calle de Santiago