A juicio la operación Caballo de Troya tras siete años de instrucción y con un total de catorce acusados

la Agencia Tributaria inició la investigación al detectar la venta por solo dos euros del Gran Hotel de Santiago

Uno de los catorce detenidos, Ángel de Cabo, entrando en los juzgados de Santiago por su presunta implicación en la operación Caballo de Troya
Uno de los catorce detenidos, Ángel de Cabo, entrando en los juzgados de Santiago por su presunta implicación en la operación Caballo de Troya

Santiago

Siete años después, la denominada operación Caballo de Troya, que instruyó el juez José Antonio Vázquez Taín en su etapa en los juzgados de Santiago, llega por fin a juicio. Lo hace con catorce acusados, que son el mismo número de detenidos con los que se saldó la investigación. Entre ellos, dos hijos del empresario leonés José Martínez Núñez: María Isabel y José Luis Martínez Parra. La primera fue arrestada en Ponferrada y poseía un grupo empresarial con firmas entre las que figuraba la constructora Teconsa. El segundo recibió la visita de los agentes policiales en Madrid, donde se realizaron registros en sus oficinas.

No eran los únicos nombres reseñables que se vieron ligados a esta operación, porque en ella también fue detenido Alfredo Cuevas, hijo del expresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), José María Cuevas. En la lista también destacaba el empresario Ángel de Cabo, cuyo arresto se produjo en Valencia y que fue el que adquirió la constructora Teconsa cuando quebró en el 2009.

Insolvencia y blanqueo

La Fiscalía acusa a las catorce personas que tendrán que sentarse en el banquillo de la sección compostelana de la Audiencia Provincial de insolvencia punible y blanqueo de capitales. Entiende el ministerio público que son sospechosas de participar en actividades empresariales ilícitas con el objetivo de incrementar ficticiamente el pasivo de un grupo de sociedades en perjuicio de los acreedores. Las penas que se solicitan van de los cuatro a los doce años de prisión.

La razón por la que una investigación que tenía ramificaciones en León, Madrid, Valencia —y Coirós (A Coruña), donde hubo otro registro—, se investigase en un juzgado de Santiago se debe a que lo que hizo saltar las alarmas en la Agencia Tributaria fue la venta por tan solo dos euros del Gran Hotel de Santiago, en la avenida Maestro Mateo y que ahora dirige la cadena Eurostars, que evidentemente no tiene vinculación alguna con este caso. Además del Gran Hotel de Santiago, también estaban inmersos en este asunto otros establecimientos que la misma cadena tenía en Galicia, como el de Lugo.

La organización actuaba presuntamente adquiriendo empresas con problemas económicos a precios muy bajos, para posteriormente descapitalizar sus activos y evitar así que pudieran utilizarse para pagar a sus acreedores.

Una vez que estaban en su poder las firmas con problemas económicos, muchas de ellas afectadas por la crisis económica que se inició en el 2008, los investigadores observaron que los nuevos administradores tomaban decisiones presuntamente en connivencia con los antiguos y con el objeto de evitar que las firmas hiciesen frente a la responsabilidad económica que tenían con otras empresas y particulares a los que les debían dinero.

Tras las detenciones y registros, la Policía Nacional y Hacienda habían intervenido un total de 440.000 euros y bloquearon unos 400 inmuebles y 80 vehículos, todos ellos relacionados con los investigados.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

A juicio la operación Caballo de Troya tras siete años de instrucción y con un total de catorce acusados