Dos años sin carné y multa para la conductora que atropelló a un peatón en Vite al que se le desgarró una oreja

Xurxo Melchor
Xurxo Melchor SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

En una imagen de archivo, un radar informativo instalado en la avenida de Castelao de Santiago, a su paso por el barrio de Vite
En una imagen de archivo, un radar informativo instalado en la avenida de Castelao de Santiago, a su paso por el barrio de Vite Sandra Alonso

La Audiencia Provincial concluye que la única explicación a que no viera al hombre cruzar en el paso de cebra es una «absoluta falta de atención»

20 dic 2020 . Actualizado a las 22:16 h.

La conductora que a las 11.55 horas del 27 de noviembre del 2017 atropelló a un peatón en un paso de cebra de la avenida de Castelao, en el barrio de Vite, ha sido condenada por un delito de lesiones imprudentes a permanecer dos años sin carné y pagar una multa de 2.160 euros que, en caso de no abonarla, se transformaría en seis meses de privación de libertad. La víctima renunció al ejercicio de acciones penales y civiles tras recibir de la compañía aseguradora de la acusada una indemnización de 11.747,34 euros. La condenada recurrió la sentencia de primera instancia, pero la sección compostelana de la Audiencia Provincial acaba de confirmar ese fallo en toda su extensión.

El coche circulaba a una velocidad moderada, teniendo en cuenta que el límite en la avenida de Castelao es de 30 kilómetros por hora. Sin embargo, por alguna razón la conductora no vio al peatón, que estaba terminando de cruzar, y lo arrolló dándole tal golpe que arrancó el retrovisor derecho del coche y lanzó al hombre hacia adelante, por lo que se golpeó la cabeza contra el suelo y sufrió una grave herida en la cabeza con desgarro de una oreja, por lo que tuvo que ser evacuado en ambulancia al hospital.

La acusada alegó que le había cegado el sol e incluso que es posible que el peatón tropezara y cayera sobre su coche, argumentos que no estima el tribunal, que deja claro que «la única explicación posible» para el accidente «es que no iba mirando hacia la calzada y tenía puesta su atención en otro punto ajeno a la vía, porque, de no ser así, es imposible que no viera al peatón cruzar la calle en un tramo recto y con visibilidad. Esa absoluta falta de atención a la conducción en el momento en que se circula por el paso de peatones y en el que debía extremar las precauciones (...) nos lleva a compartir el criterio del juzgador de instancia a la hora de calificar la imprudencia de carácter grave», señala la Audiencia Provincial en su sentencia.