Hosteleros y comerciantes creen que el cierre perimetral es una medida «desproporcionada» y «letal»

Xurxo Melchor
Xurxo Melchor SANTIAGO DE COMPOSTELA

SANTIAGO CIUDAD

El mercadillo de Navidad de Santiago, en la calle Carreira do Conde, estuvo ayer muy transitado
El mercadillo de Navidad de Santiago, en la calle Carreira do Conde, estuvo ayer muy transitado PACO RODRÍGUEZ

Los dos sectores más castigados por la crisis del coronavirus lamentan que vayan a perder la mayor parte de la campaña de Navidad

17 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Con pesadumbre y temor por el negro futuro para sus negocios han recibido hosteleros y comerciantes de Santiago la noticia de que la Xunta ha decidido decretar un nuevo cierre perimetral en la ciudad justo antes de la Navidad ante los malos datos que advertían de un más que probable repunte de los casos de coronavirus.

Los hosteleros son los que más claro tienen que la medida es «desproporcionada» e «inxustificada», ya que consideran que, con los datos de incidencia del covid-19 en Santiago, no era necesario tomar una decisión tan drástica, ya que supone impedir que puedan acceder a la ciudad personas que residen en otros municipios salvo que lo hagan por motivos laborales, por estudios o para acudir a un centro médico.

Entre los comerciantes, hay más desesperanza que enfado, ya que son conscientes de que el nuevo cierre perimetral golpeará más duro a su sector, ya que entre sus clientes hay muchas personas que acuden desde municipios y comarcas limítrofes y que ahora ya no podrán entrar en la ciudad. Advierten que la medida echará por tierra no solo la campaña de Navidad, sino también la de Reyes y muy probablemente la de las rebajas de enero, que son los días en los que se concentran muchas de las ventas del año.

Por ello, entienden que la decisión que ha tomado el Gobierno gallego será «letal» para su sector, aunque organizaciones como Santiago Centro o Comercio Punto Compostela entienden que «por encima de todo está la salud» y tampoco ponen en duda las decisiones que está tomando la Xunta, dado que son el resultado de las recomendaciones de los expertos.

Los hosteleros creen que no les afectarán las limitaciones de aforo a sus negocios, ya que poco cambian con respecto a las restricciones que ya estaban en vigor. Celebran poder seguir trabajando hasta las 23 horas y consideran que el que no puedan acceder a Santiago vecinos de otros concellos, aunque les afecta gravemente, perjudica aún en mayor medida a los comerciantes, ya que al menos no cuentan con un tan alto porcentaje de clientes de fuera de la ciudad.

No obstante, también obligará a cambiar los planes que tenía la asociación Hostelería Compostela para la Navidad, ya que tenían pensado hacer una campaña para intentar fomentar las visitas a la ciudad en el mercado gallego. Una iniciativa con la que se pretendía paliar, por poco que fuera, la delicadísima situación en la que ha dejado la pandemia a los hoteles, hostales y albergues de la ciudad. Evidentemente, el nuevo cierre perimetral hace imposible el turismo salvo el que esté ligado a la peregrinación por el Camino de Santiago, que estaba y seguirá abierto.

SANDRA ALONSO

José Antonio Seijas, Comercio Punto Compostela: «Solo tenemos deudas y mercancía sin vender»

Muy preocupado está el presidente de la asociación Comercio Punto Compostela, José Antonio Seijas, que advierte que con el nuevo cierre perimetral «volvemos a lo de atrás, pero peor todavía, porque si teníamos puestas las esperanzas en la Navidad, en Reyes y en las rebajas, que es cuando el comercio hace una gran parte de sus ventas, pues ahora apaga y vámonos». Recuerda que ya perdieron la campaña de verano «que fue coger y llenarnos de icos —créditos que dio el Gobierno—, pero ese dinero ya se acabó porque era para pagar mercancía y creíamos que lo íbamos a resarcir con los ingresos de la campaña de invierno y no. Ahora lo único que tenemos son deudas con los bancos y mercancía sin vender que ya no venderemos».

PACO RODRÍGUEZ

Lois Lopes, Hostelería Compostela: «O peche afecta gravemente aos intereses da cidade»

Lois Lopes, miembro de la directiva de la asociación Hostelería Compostela, es muy crítico con la decisión de la Xunta de volver a cerrar perimetralmente Santiago. Considera que es una medida «inxustificada e desproporcionada» y cree que confirma «unha tendencia que é que a Santiago é a primeira á que se lle impoñen ás restricións e a última á que se lle levantan porque este nivel medio que nos aplican agora foi o que se lle aplicou á Coruña o día 4 de decembro cun baremo de 350-250 cando nós non chegamos nin aos 150 —casos por 100.000 habitantes—». Cree Lopes que «o peche afecta gravemente aos intereses da cidade e máis cando parece que non vai haber máis comités este ano», por lo que el cierre seguiría vigente tres semanas.

PACO RODRÍGUEZ

José María Fernández, Santiago Centro: «Si esto se hace entiendo que es por el bien de todos»

Al igual que en anteriores ocasiones, el presidente de la asociación de comerciantes Santiago Centro, José María Fernández, sigue manteniendo que las medidas sanitarias que toma la Xunta no pueden ser discutidas porque se toman en función del criterio de los expertos. «No creo que haya nadie del comité clínico que quiera jorobar ni a la hostelería ni al comercio ni a nadie. Si esto se hace es por el bien de todos. ¿Es desproporcionado? No lo creo. Está claro que han levantado la mano doce días y en ese tiempo el coronavirus ha crecido más del 50 %, así que habrá que tomar medidas para que esto no se desmadre y tengamos que cerrar todo en Navidad. Ahora bien, es evidente que nos perjudica», asegura.