Visitas teatralizadas para ayudar a los compostelanos a redescubrir su ciudad

Margarita Mosteiro Miguel
Marga Mosteiro SANTIAGO

SANTIAGO CIUDAD

Sandra Alonso

Carlos Guerra ofrece una ruta con amenos detalles literarios, históricos y artísticos

26 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Ser de Santiago de toda la vida y pasear por las calles del casco histórico no significa conocer la historia y los detalles más curiosos de la ciudad. Carlos Guerra, guía turístico, está acostumbrado a conducir por la zona monumental a viajeros de todo el mundo, pero ante el parón total del turismo su modo de vida dio un giro. «Tuve que reinventarme», explica. Y de la necesidad brotó el ingenio. «Me di cuenta de que los clientes los tenía aquí mismo. Los de Santiago podían ser mi público», relata. Dicho y hecho. Creó un personaje que sería el encargado de contar a los compostelanos la historia de su propia ciudad. Este personaje es Solomon Meier, «un sabio hombre judío de origen alemán que llega a Santiago a finales del siglo XVIII» y que, ataviado con «Sambenito», hace un recorrido de dos horas y cuarto con diversas paradas explicativas. La vista arranca en Fonseca y recorre, entre otros lugares emblemáticos, el Obradoiro, A Quintana, A Corticela, Moeda Vella, San Miguel dos Agros, Algalia, Preguntoiro, Altamira, San Fiz, Mazarelos y O Toural, para finalizar ante el colegio dos Irlandeses, en la Rúa Nova. A lo largo del itinerario se mezclan los detalles históricos y artísticos con anécdotas de personajes y otras curiosidades sobre acontecimientos vividos en la ciudad. Los clientes de Guerra «son personas de Santiago, que pasaron por las calles muchas veces, pero que no se fijaron en algunos detalles que Solomon les muestra». La experiencia se reserva en la página «Visitas teatralizadas SCQ», y tiene un coste de 10 euros. Al principio, los grupos eran de 9 personas, pero por el covid se redujeron a cinco. Cuando se levanten las limitaciones, se ampliará hasta 15 participantes como máximo. Carlos no pierde la esperanza de que el próximo año vuelvan los grupos de turistas extranjeros y los cruceristas para retomar una actividad que empezó en el 2016. «Hablo alemán, italiano e inglés, y eso me permite hablar al mismo tiempo con grupos de varias nacionalidades. Ahora esta experiencia con gente de mi ciudad está siendo muy divertida y enriquecedora», apunta. Antes de asentarse en Santiago, Carlos estuvo en Suiza e Inglaterra, y viajó por Austria y Malta. «Ahora, en Santiago, espero a que pase todo esto». Su propuesta está teniendo una gran acogida, y no es fácil conseguir un hueco para alguna de sus visitas teatralizadas, que anuncia en su Facebook con poca antelación «para garantizar que el tiempo no impide celebrar la ruta».

Sandra Alonso

Firmas en Couceiro

La escritora Elba Pedrosa firmó ayer, en la librería Couceiro, ejemplares de su última novela «O que non sabías», que retrata las vivencias de una familia gallega, ambientada en los años 50 y en una villa marinera. A través de los ojos de Marisa, la madre, y de un niño, Roberto, el lector descubre a la familia marcada por la ausencia del padre, marinero; y las penalidades de una madre que sufre la presión social de la época. Elba Pedrosa reconoce que estos tiempos de covid «non son positivos para os escritores e artistas, que precisan da observación para crear», y aunque los datos indican que el confinamiento activó el interés por la lectura, «a falla de liberdade, non é boa para a creación», apunta.

sandra alonso

Homenaje a Díaz Pardo

El Museo do Pobo Galego inauguró una muestra sobre la obra menor del artista Isaac Díaz Pardo, como homenaje por su centenario, y que acoge aportaciones de Xosé Ramón Fandiño, Luis Martul Tobío, Esperanza Delgado, familia Taboada Saavedra y de la biblioteca del Museo. A la inauguración asistió Justo Beramendi, presidente del Padroado del museo; Manuel Vilar, director; y el comisario de la exposición, David Conde Lourido.