Ella es más que una «influencer» con 200.000 seguidores: prepara el mir y hace prácticas en el CHUS

Patricia Calveiro Iglesias
Patricia Calveiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

Lucía Svriz estudia en la USC y es el vivo ejemplo de que hay reinas de las redes con estudios, los pies en la tierra y grandes ambiciones

08 nov 2020 . Actualizado a las 10:20 h.

Son tan amados como denostados. Tienen miles, a veces millones, de seguidores; al tiempo que para otra parte de la población los influencers y youtubers son unos seres lejanos, cuando no los tildan de vividores o de cabezas huecas. Sin embargo, los prejuicios son a menudo tan atrevidos como la ignorancia. Así lo demuestra Lucía Svriz Rueda, quien es mucho más que una influencer con 200.000 personas pendientes de sus publicaciones (solo entre Instagram y la aplicación de moda 21 Buttons). Ella es el vivo ejemplo de que hay reinas de las redes sociales con estudios, grandes ambiciones y los pies en la tierra. La marbellí estudia en la USC. Se matriculó en Medicina, tras sacar el bachillerato con una media de sobresaliente (9,6). A pesar de sus buenas notas, asegura que «no me considero muy lista. Soy trabajadora, eso sí, muy organizada y no suelo dormir mucho», comenta entre risas. En este momento hace el rotatorio de sexto curso en el Hospital Clínico y prepara el mir. «Me encantaría especializarme en una cirugía», dice. Y, aunque los centros sanitarios se han convertido en el ojo del huracán por la pandemia, para ella observar estas últimas semanas a los doctores y ver cómo salvan vidas «es una satisfacción».

En Santiago «empecé mi sueño», afirma, y en la misma ciudad lo acabará. Aunque su idea inicial era estudiar en Sevilla (donde sí pudo hacer cuarto con el programa de intercambios Sicue), no se arrepiente de haber aterrizado en el noroeste peninsular. «De hecho, he animado a muchas chicas que me siguen y que no se atreven a matricularse en otras universidades que no sean las típicas (Madrid, Sevilla o Barcelona) a que le den una oportunidad a esta ciudad porque, a pesar del mal tiempo, es muy barata y tiene mucho ambiente universitario. Me encanta que sea tan pequeñita y familiar, e hice muy buenas amistades que me voy a llevar toda la vida», cuenta esta embajadora virtual de Compostela, quien no solo recurre a sus calles y negocios como telón de fondo para las fotos sino que también recomienda sus lugares favoritos. «Me encanta la tortilla de La Tita, por ejemplo, y si algo me gusta lo muestro sin pedir nada a cambio», indica la andaluza, pese a que ha llegado a ese nivel en el que hay marcas que le pagan por posar con sus productos. «Empecé en esto como un hobby en bachillerato y la verdad es que no me supone mucho esfuerzo. Ahora trabajo con una agencia y es más fácil así compaginar las colaboraciones con la carrera, pero no estoy atada. Tampoco me considero una súper influencer. Me gusta estar haciendo cosas y no me cuesta nada en un momento dado hacer una foto y compartirla», sostiene.

Xardín das pedras

En mayo del 2018 llegaban al jardín trasero de Fonseca los primeros versos inscritos en piedras. Los de Rosalía de Castro, Seamus Heaney y Luz Pozo Garza inauguraron el Xardín das pedras que falan. Desde entonces, otros autores han pasado a formar parte de esta espiral literaria de granito. El último de ellos, el poeta Salvador García-Bodaño, quien ayer asistía a la presentación de esta última aportación a la instalación que homenajea a escritores de distintos países y épocas. «Compostela, soño de pedra no tempo», es el texto elegido del académico, hijo adoptivo y Medalla de Ouro de Santiago. En el acto participaron también el alcalde, Xosé Sánchez Bugallo; el rector de la USC, Antonio López; el catedrático Claudio Rodríguez Fer, y la concejala Mercedes Rosón, además de otros miembros de la corporación.

Saborea Padrón

La tosta con cebolla caramelizada, rulo de cabra, tomate, mermelada e ibérico de O Santiaguiño resultó la propuesta ganadora en el concurso gastronómico Saborea Padrón. La gerente del restaurante, Isabel Rodríguez, asistía a la entrega de premios celebrada este fin de semana en el salón de plenos del Concello, a la que también acudieron Cruz Arca, del Século XX, que quedó en segunda posición; y Manolo Louro, de O Alpendre, en tercera. El alcalde Antonio Fernández y la concejala Lorena Couso destacaron la «elevada participación» en esta edición, marcada por la meteorología adversa y la crisis sanitaria.