La tienda santiaguesa que triunfa en Instagram y pasó en la pandemia de tener 500 a 17.000 seguidores

A Julia Valenzuela le espantaban las fotos y redes sociales, pero aparcó sus reparos y ha conectado con clientas de todo el mundo


Santiago

Hace seis años Julia Valenzuela abrió su comercio de ropa en Compostela, La Tienda de Julia. Llegó a la ciudad «por motivos personales y me enamoré locamente de la zona vieja», dice. Encontró un local en la Rúa Nova y no se lo pensó. «Me decían: ‘Que ni se te ocurra abrir en el casco histórico. ¡Eso está muerto!...' Yo no entendía por qué la gente de aquí despreciaba esta maravilla», cuenta. Sin embargo, tuvo una buena acogida entre los propios vecinos y los turistas. Lo que nunca esperó es que, en medio de una pandemia, su cartera de clientes y seguidores se expandiese por todo el mundo. Desde que dio el salto a Instagram, ha recibido mensajes de Argentina, Australia o Canadá. Hasta hace poco, era de las que pensaba que no tenía tiempo para perderlo en eso. «Sí tenía conciencia de la necesidad de tener presencia online, estaba siempre entre mis propósitos de Año Nuevo, pero la web me daba muchísimo trabajo y en marzo lo abandonaba», indica. Su hija, Clara Tejerina, que estudió Cine y Audiovisuales, le dio ese empujón que necesitaba. Terminó de animarla un vídeo compartido en mayo, explicando las medidas que habían incorporado en la tienda para la vuelta a la actividad tras el confinamiento. «Grabamos eso a lo tonto y tuvo 6.000 visualizaciones. Viendo la repercusión, busqué en YouTube el típico vídeo de cómo conseguir 10 mil seguidores en 3 meses. Pensaba que era muy difícil, que solo lo podían hacer grandes cracs, pero solo tenía que transmitir igual que hacía en la tienda con mis clientas. Al principio me parecía un horror ponerme delante de la cámara. Me espanta explotar mi imagen. De hecho, no hay fotos mías en casa y ni siquiera tenía, ni tengo, una cuenta personal en Instagram. Estaba totalmente desconectada, pero hice borrón y cuenta nueva», relata Julia.

«Esos dos años de Cine, que podían parecer unos estudios sin salida o una extravagancia extrema en estos tiempos, han salvado a la empresa. Y el equipo, al completo, está supermotivado. He arriesgado dos puestos de trabajo, dedicados exclusivamente a la parte online y pasamos de tener 500 seguidores antes de la pandemia a 17 mil. Clara lleva todo lo audiovisual y la página web. Y Nerea Trigo, que antes era dependienta, está teletrabajando desde Francia... ¡Ahora somos muy modernas! —comenta entre risas—. Desde allí se encarga de las ventas online y atiende por teléfono, para dar todas las facilidades (fotos, medidas...) porque hay mucha gente que nunca había comprado por Internet que ahora ha dado el paso», añade Julia, quien ya puede decir que la facturación online supera a la tradicional. Así mantiene cuatro puestos de trabajo, apostando por «una tienda inclusiva a todos los niveles», del tallaje a los precios.

Susana Mirás (de azul) y Sandra Vidal (a la derecha), coordinadoras de los equipos premiados en las jornadas WeNurse, posan con Victoria Carral (centro), directora de Enfermería del área sanitaria.
Susana Mirás (de azul) y Sandra Vidal (a la derecha), coordinadoras de los equipos premiados en las jornadas WeNurse, posan con Victoria Carral (centro), directora de Enfermería del área sanitaria.

Premio en enfermería

Son muchos los premios y reconocimientos que han recibido los profesionales del área sanitaria de Santiago en los últimos años. El último lo han logrado dos equipos formados por enfermeras y estudiantes de Enfermeiría en la USC. Participaron en las jornadas internacionales Factor WeNurse, en las que compitieron siete equipos nacionales presentando proyectos innovadores, y los de la zona obtuvieron el segundo y tercer premio. En segunda posición quedaron Virginia Varela (supervisora de la unidad de cirugía cardíaca), Mireya Rodrígues (estudiante de grado) y Sandra Vidal (supervisora de docencia de enfermería del área sanitaria) con Transformación magnética, una propuesta de intervención formativa para losmandos de enfermería en liderazgo transformacional y rediseño de puestos con el objetivo de fomentar la creatividad y motivación en la profesión. Y en tercera posición, el equipo de Susana Mirás (especialista en atención familiar y comunitaria del centro de salud de Santa Comba), Paula Rodríguez (estudiante de grado), Lucía Ordóñez (profesora de Enfermeiría en la Universidade de Santiago) y Bárbara Rodríguez (programa gallego de detección precoz de cáncer colorrectal), con Un mesmo obxectivo; en busca da clave perdida, proyecto para mejorar la comunicación entre niveles asistenciales a través de actividades gramificadas como la realización de un escape room

Mereció la pena

Tres intrépidos asumieron el reto de completar los 80 kilómetros de la ruta ciclista que conectaba a los tres mejores vinos premiados en la última Festa do Albariño. Miguel Anxo Rial y el alemán Oliver Weiss (de Bike & Wine Galicia) y Simón Barcia (de Noelia Bebelia) partieron de la bodega de Soutomaior hacia el Salnés para visitar la cooperativa de Viña Almirante de Portas, donde los recibió el gerente, José Estévez. Y, desde allí, a la Ribeira do Ulla. En Adegas Valdés (Vedra) les esperaba el enólogo David Ledo para brindar con Gundián, el oro de los albariños de la denominación de origen Rías Altas. «Foron 90 quilómetros porque o Google Maps fallou e perdémonos. Baixounos ata o río por un camiño sen saída. Fíxose algo máis longo, pero mereceu a pena», afirma Rial, quien apunta que el tiempo acompañó, si bien la orografía más dura llegó al final, cuando las fuerzas iban menguando. 

Hasta en Cambados reconocen que el mejor albariño es de Vedra

Patricia Calveiro

Gundián, de Adega Valdés, bodegas asentadas en Santa Cruz de Ribadulla, ganó la medalla de oro en la Cata Concurso Rías Baixas

Sin ánimo de polemizar, no solo hay buen albariño en la costa gallega. Algunos de los viñedos que crecen a orillas del Ulla no tienen nada que envidiar a los otros, hasta el punto en que la propia Denominación de Origen Rías Baixas se extendió hasta este valle en el 2001, creando la subzona Ribeira do Ulla. La última confirmación llegaba en la Festa do Albariño de Cambados, donde reconocieron este año que un vino de Vedra es el mejor de la última añada. Gundián, de Adega Valdés, asentada en Santa Cruz de Ribadulla, ganó la medalla de oro en la cata concurso que se celebra en el marco de esta celebración desde hace 32 veranos.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La tienda santiaguesa que triunfa en Instagram y pasó en la pandemia de tener 500 a 17.000 seguidores