El Banco de Alimentos Rías Altas perdió el 40 % de sus fondos mientras las demandas suben un 20 % en Santiago

Margarita Mosteiro Miguel
Marga Mosteiro SANTIAGO

SANTIAGO CIUDAD

cedida

La Gran Recogida no se hará con presencia de voluntarios y se plantea habilitar tarjetas monedero que adquieren los clientes

08 oct 2020 . Actualizado a las 19:00 h.

El Banco de Alimentos Rías Altas (Balrial) no está atravesando su mejor momento. Las consecuencias de la crisis sanitaria están suponiendo un sobreesfuerzo tanto de personal como de recursos desde el pasado mes de marzo. Entre el período de confinamiento y la actualidad, las asociaciones que trabajan habitualmente con el Banco han visto incrementada la demanda de productos básicos, al subir el número de personas que requieren ayuda.

Fuentes del Banco apuntan que se incrementó en un 20 % las demandas de este período especial con respecto al pasado año, mientras que las entradas de productos básicos se vio mermada en un 40 %. En Santiago, el Banco reparte alimentos a 51 entidades sociales que se encargan de hacer llegar los alimentos a más de seis mil personas de el municipio y comarca, lo que supone un incremento de algo más de mil personas con respecto al período previo al covid.

La caída de lotes de alimentos es consecuencia de la dificultad para llevar a cabo recogidas en centros comerciales y supermercados, que se desarrollan habitualmente varias veces al año. La campaña más importante en número de donaciones es la Gran Recogida de noviembre, que permite llenar los almacenes para abastecer a las familias durante más de medio año.

La pandemia obligará a introducir cambios en la forma de celebrar la campaña

La pandemia obligará a introducir cambios en la forma de celebrar la campaña, y para empezar no podrá desarrollarse con personal voluntario en las tiendas. La opción que se está barajando es la de que los clientes compren tarjetas monederos, que después cada superficie comercial canjea por los alimentos que solicite el propio Banco. Este sistema garantiza el suministro a la entidad, y al ser previo pedido del Banco, es posible distribuir la cantidad económica donada entre los alimentos y productos higiénicos más necesarios.

Para salvar las necesidades actuales del Banco, la solución que encontraron fue la de destinar los donativos económicos de empresas y particulares, así como las subvenciones de la Xunta y Diputación, a la compra de alimentos. Lorena Negreira, vicepresidenta de Balrial, comentó que las aportaciones institucionales «este año han ayudado mucho a que podamos comprar» aquellos alimentos más urgentes, y atender así «las necesidades de las personas». Negreira explicó que, en las tres sedes del Banco, en el caso de Santiago situada en la vía Diésel, 14, se recogen igualmente donativos en especies o es posible enviar los pedidos que los particulares realicen a sus comercios de confianza.

Fondo Europeo

Por otro lado, estos días Balrial está repartiendo los lotes de productos que proceden del Fondo de Ayuda Europea, y que corresponde a la segunda fase. La primera fue en marzo y la tercera será en el primer trimestre del 2021. En el reparto del fondo, el Banco solo actúa como intermediario, ya que son las entidades sociales las que tramitan las peticiones de artículos. El Banco solo entrega los lotes de productos a las asociaciones que hacen sus pedidos. En la provincia de A Coruña, 57 entidades hicieron la tramitación, lo que supondrá el reparto de 257.575 kilos, de los que un 37 % (95.320 kilos) de esta segunda fase corresponden a entidades de Santiago y comarca, y el resto son del área de A Coruña.