A los estudiantes ya no nos sirven las disculpas sin soluciones


A los estudiantes nos mienten en la cara

Hace unos días comenzaron a llenarse las ciudades de estudiantes preparados para un nuevo curso. Se nos insistió en que tendríamos que estar preparados para casi cualquier cosa: encerrarnos en casa, estudiar vía online, no poder juntarnos con las personas a las que queremos… Una serie de medidas que, en otro contexto, nos habrían parecido una locura. El problema es que, como lleva sucediendo desde el principio de la pandemia, parecen estar burlándose de nosotros. Primero, nos informaron de empezaríamos las clases el día 21 de septiembre y no supimos qué medidas tomar hasta casi el día anterior. Nadie era entonces capaz de comprender qué tendríamos que hacer para seguir esas medidas en la que tanto nos insistían. Pero, por otro lado, la mayor burla que he recibido como estudiante ha sido la de las empresas de telefonía móvil. En un contexto de pandemia donde las clases y materiales se nos entregan por medio de Internet, una compañía de telecomunicaciones con fuerte presencia en Galicia ha hecho todo lo posible para reírse de mí y de otros estudiantes que queríamos disponer de sus servicios. Contraté un rúter el día 20 de agosto y hoy, casi empezando el mes de octubre, lo único que he recibido son disculpas baratas carentes de soluciones. En este momento de desprotección total en el que tenemos que evitar salir a bares y juntarnos con demasiada gente, la empresa me obliga a tener que tomar mis clases online en bares ya que son incapaces de arreglar un problema que, según ellos, es interno. Un problema que no quisieron comentarme hasta que casi los insultamos por teléfono y un problema que ellos no han solucionado y nosotros mismos hemos tenido que solucionar para que nos digan que, aunque ya no hay incidencia, el rúter sigue sin moverse. Los estudiantes, y muchos otros grupos, estamos totalmente desprotegidos. Las disculpas que no van seguidas de soluciones ya no nos sirven de nada. Estamos cansados de leer noticias donde se nos recomienda mantener distancias y hacer todos los trámites posibles de forma online mientras otros nos niegan lo que hemos contratado. En otro momento, las disculpas hubieran logrado mantenernos a raya durante unos días, pero hoy solo consiguen hacernos ver que se están riendo en nuestra caras. Adriana Quesada. Santiago de Compostela.

  Señores políticos, recorten gastos

Cada vez que se necesita dinero en este país nuestros señores políticos ponen sobre la mesa la socorrida idea de subir impuestos. Yo, como ama de casa, les receto una solución mas efectiva reducir gastos. Toda ama de casa sabe de lo que hablo ¿verdad? Y sobre todo desde hace ya unos cuantos años en los que cada día es mas difícil poner un plato a la mesa. Hay quien nos plantea un referendo sobre la Corona, pues bien, yo planteo otro que seguro nos ahorraría un buen pellizco. Un referendo sobre recortar políticos. Tenemos demasiados y ya se sabe que donde hay demasiado de algo no se ve la claridad. Cristina Ageitos.

  Cuando la vida no se resumía en un tuit

La gente que trabaja todo el día, para poder subsistir, no tiene tiempo ni le quedan ganas de leer los diarios de varios colores políticos a fin de poder enterarse de lo que hacen con el dinero de todos y con todo aquello que delegamos en ellos cuando los votamos. Si acaso ven en los medios, especialmente en televisión, las opiniones -al servicio del poder la mayoría- con lo cual ya está contaminada la información y pasa a ser pedagogía partidista, de la que es víctima inocente una parte de la población. De ahí la gran responsabilidad que tiene la sociedad, muy especialmente políticos y personajes públicos, que abren la boca para opinar, no siempre para conseguir el bien común, sino el suyo propio en demasiadas ocasiones. Estos tiempos difíciles que nos tocan vivir urge poner todo el empeño en la responsabilidad individual ejercida en la totalidad de los temas que nos atañen: el primero la salud, evitando por todos los medios más contagios, seguido por la defensa de la libertad representada en las instituciones que nos ayudaron a disfrutar de un largo período de paz y prosperidad en este país. Ya serían dos pilares básicos para lo demás. La gente de mi generación vimos como crecía el bienestar, como mejoraban las condiciones de vida en general. Poco a poco y con esfuerzo. Cuando no se resumía la vida en un tuit. En cambio las nuevas generaciones están observando como se destruye, retrocede o se estanca, en el mejor de los casos, aquello en lo que hemos avanzado en las últimas décadas. Toda, absolutamente toda la sociedad, tiene la inmensa responsabilidad de velar y defender lo bueno que ya tenemos y seguir construyendo en positivo el futuro que ya es hoy. Esto tiene una parte buena, porque depende de nosotros. Y otra mala, por el mismo motivo. Marisé Vilasuso. As Pontes.

  La Constitución soy yo

Aunque suene a broma, Sánchez parece considerar que el parámetro de lealtad a la Constitución consiste en apoyarle a él. De ese modo no le rechina mantener su alianza con Podemos, y negociar «con empatía» las aspiraciones de los secesionistas catalanes. Su estrategia sigue siendo la de la moción de censura que le abrió el camino a La Moncloa: una plataforma que incluye a Podemos, ERC y Bildu, para conseguir la marginación absoluta del centro-derecha, lo estamos viviendo con la campaña en la Comunidad de Madrid. Es obvio que con este planteamiento no puede alcanzar la unidad que reclama, que por otro lado sería necesaria para afrontar la crisis económica y administrar los fondos europeos con solvencia. Jaume Catalán. Girona.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

A los estudiantes ya no nos sirven las disculpas sin soluciones