Aquí los pequeños de la casa sacan todo su potencial

Marina Tubío revoluciona la forma de aprender en Casiopea, un espacio de estimulación temprana


Santiago / La Voz

Lleva 25 años trabajando con niños y ha aprendido a responder a sus necesidades observando. Marina Tubío Campos dice que ya de pequeña soñaba son ser maestra, aunque no fue alumna fácil. «Me aburría en clase», asegura, y se propuso ayudar a otros menores inquietos como ella que, a pesar de ser muy válidos, no encajan con el sistema educativo tradicional. Hoy revoluciona la forma de aprender desde Casiopea, un espacio de estimulación temprana de Bertamiráns (Ames). Los buenos resultados avalan su método personal, patentado e integral, perfilado gracias a un completo currículo que incluye una colaboración con el IDIS. Marina, la pequeña de tres hermanos, se fue a Madrid a estudiar en la escuela universitaria de Fomento de Centros de Enseñanza. Acabó especializándose, con un expediente impecable, en educación infantil con estimulación temprana y tuvo la oportunidad de trabajar en un proyecto internacional, el Optimist. Trabajó en distintos colegios, como el Montessori, el Bristol, en el Liceo Europeo o Los Sauces. Eso le permitió, dice, conocer de primera mano técnicas para mejorar la psicomotricidad o para ampliar el número de frecuencias auditivas a fin de captar cualquier idioma, entre otras. En el 2004 regresó al Juniors, el centro en el que ella estudió, donde implantó un proyecto de estimulación temprana en toda la etapa infantil. Se marchó luego a Andalucía, dentro de la red de colegios Attendis, y posteriormente volvió a Galicia para poner en marcha en el Colegio una exitosa aula para niños de 3 a 7 años. Sin embargo, cuenta, «decidí dejar el sistema educativo viendo que estaba obsoleto, que era dictatorial y algo en lo cual no creo. Cada niño es un universo, tiene sus capacidades y siempre hay algo que reforzar o mejorar. Para mí el buen maestro es el que detecta lo que el otro necesita y se lo da, no obliga. Así nació Casiopea, como un proyecto alternativo que complementa las carencias de esas clases de 25 niños en las que los ven como una manada, en vez de como individuos únicos en el mundo. Partimos de la emoción como base del desarrollo y de que el adulto se gana la atención, no la impone». En Bertamiráns saca todo el potencial con «mucha perseverancia, que es la base de todo», y actividades variopintas: horticultura, contacto con animales, body percussion, asinuterapia, hidroterapia y flotación, arenero cinético, experimentación científica... hasta un aula de desarrollo de inteligencia en la que se entrenan las interconexiones neuronales. Marina cuenta con un equipo multidisciplinar (fisioterapeutas, logopedas, psicólogos...) formado por más de 30 personas, con Ana Belén Rey, como mano derecha. «Ver a un niño con autismo de 3 años levantar la mano y preguntar es muy satisfactorio. Han venido desde Barcelona para participar en terapias intensivas y alguno ha pasado de no articular palabra a tener un vocabulario de más de 20 palabras en tres meses. «No hay ni un solo niño que no haya tenido resultados, y el día que suceda me hundo», afirma Marina, quien está ilusionada con la idea que ya trasladó a María José Méndez Lois de implantar pronto la estimulación temprana en la formación de los futuros docentes de infantil que salen de la USC.

Bolos tradicionales

Por segundo año, el concello de Dodro acoge una competición que busca recuperar el juego popular de los bolos. El verano pasado la Asociación Cultural da Unidade Veciñal impulsó la iniciativa y esta vez cogió el testigo de la organización el Concello. Explica Xoán Xosé Vicente, socio de esta entidad y edil de Cultura e Patrimonio, que la tradición se recobró en la aldea de Manselle: «Xogaban entre os veciños cunha pedra que recuperaron da man duns emigrantes arxentinos. Foi unha viaxe de ida e volta. Aquí perdeuse esta costume nos anos 50 aproximadamente, pero volveuse a implantar e Dodro é o único sitio onde se continuaba xogando recentemente, xa entre os 80 e os 90». El torneo municipal arrancó este fin de semana y reunió a cerca de un centenar de personas entre competidores y público. La contienda continuará este sábado en Lestrobe, el día 19 en Bexo y el 26 en Manselle. «A resposta foi moi boa, mellor do esperado. Participan 40 persoas e 10 equipos, entre eles, algún de Rianxo, A Pobra e Boiro, onde xa teñen unha liga propia aínda que os seus bolos son máis pequenos», cuenta el concejal, quien explica que la puntería acompañó en la primera manga a los boirenses y quedaron de segundos los de Manselle. El espectáculo está servido.

Eventos secretos

La Finca da Rocha, un caserón de 1880, es el escenario elegido para celebrar los Eventos Secretos de On y Vá, empresa dirigida por Graciela Castro que lleva ya tres años organizando en Santiago cenas secretas para conocer a gente nueva. El misterio envuelve a la convocatoria, en la que el ingrediente sorpresa es calve. Para asistir hay que enviar un mensaje para saber la fecha y hora del evento, que «puede ser casi cualquier cosa», y tendrá un aforo limitado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Aquí los pequeños de la casa sacan todo su potencial