Un santiagués codirige un proyecto educativo en las islas Fiyi para niños con discapacidad

David García Pose se unió hace tres años a Be Happy Music Club, organización benéfica fundada por un amigo que ayuda ya a más de 200 jóvenes a través de la música


Santiago / La Voz

Sus compañeros del IES Antonio Fraguas lo recuerdan como un joven inteligente e inquieto. Ahora, el santiagués David García Pose codirige un proyecto educativo en las islas Fiyi para niños con necesidades especiales. Hace tres años ya que se unió a Be Happy Music Club, una organización benéfica fundada en agosto del 2016 por un amigo suyo, Andre Comaru, tras ser invitado como músico a tocar en una escuela de discapacitados visuales en Suva, capital de la república. Su sueño, dice David, es «levar o poder positivo da música a tódolos nenos que sofren unha discapacidade» para que «accedan a contidos terapéuticos e educativos que non están dispoñibles nas aulas tradicionais, preparándoos deste xeito para que teñan a posibilidade de cursar estudios superiores e acceder ao mercado laboral». La iniciativa ya está presente en cinco escuelas, con un impacto sobre más de 200 niños con discapacidad física, visual, auditiva, trastornos del habla y lenguaje, síndrome de Down, autismo o parálisis cerebral.

«En Fiyi existe un grande estigma no que respecta ás persoas discapacitadas. E, en moitos casos, as familias rexeitan aos seus propios fillos ou deciden escondelos por vergoña. Parte da nosa misión é concienciar á comunidade de que estas persoas teñen moito que ofrecer á sociedade e teñen dereito a dispor das mesmas oportunidades», subraya el titulado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Cuenta David que se unió a esta aventura «a tempo parcial», compaginándola con su trabajo a tiempo completo. Pero, desde enero, se ha volcado de lleno en un proyecto que lo llena «moito a todos os niveis» y da unas horas de clase en la escuela de Sídney «para sacar o suficiente para cubrir os custos de vida». «Todos os membros da organización traballamos de maneira voluntaria, agás os músicos que imparten as aulas, todos locais, aos que lles pagamos. O que tamén é unha forma de contribuír á comunidade», destaca el compostelano. Su objetivo, indica, es hacer llegar la terapia y aulas musicales a 17 escuelas especiales de Fiyi para finales del 2026. Aunque, reconoce, el aspecto económico hace peligrar la continuidad del proyecto a largo plazo. Para superar este obstáculo han lanzado una web desde la que darle visibilidad y potenciar la campaña de donaciones, al tiempo que trabajan en un documental que pretenden hacer llegar a empresas, organizaciones gubernamentales y donadores potenciales, a fin de llegar a más niños y comunidades.

Ayudas extraordinarias 

La Cocina Económica de Santiago cuenta con varias manos amigas, que colaboran de forma esporádica o estable. En esa lista tiene un papel importante la oenegé World Vision, que ha gestionado para el comedor social «dos ayudas extraordinarias», destacan, una de Ferrovial y otra de Pepe Jeans. Entre ambas están permitiendo la compra de alimentos en el verano y ofrecer una media de 60 desayunos, 180 comidas y 100 cenas diarias. De ahí que recibieran con los brazos abiertos a Javier Ruiz Gaitán, director general en España de World Vision. Fue una visita relámpago, cuenta el administrador de la Cocina Económica, Javier Brage, quien lo acompañó en un recorrido por las instalaciones junto a la directora sor Alicia Lourido para enseñarle el trabajo que allí realizan gracias a las aportaciones que reciben. Ruiz aprovechó también su estancia en Santiago para visitar la Catedral, que ya conocía, y quedó impresionado por los trabajos de restauración.

Zahera apoya a la industria cultural

El actor compostelano Luis Zahera, pregonero de las pasadas Festas do Apóstolo, participa en una iniciativa para apoyar a los técnicos de la industria cultural, uno de los gremios más afectados económicamente por la crisis sanitaria. El goyarizado artista protagoniza el último videoclip de la banda de música barbanzana Agoraphobia, dando vida en el trabajo dirigido por Jacobo Areal (con el tema Inglorious Mind de fondo) a un técnico que se da a la bebida cuando dejan de contar con él. El beneficio íntegro de la venta de la canción y de las reproducciones del vídeo durante seis meses será destinado para que se puedan constituir como asociación junto con lo recaudado en una subasta de cuatro guitarras.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un santiagués codirige un proyecto educativo en las islas Fiyi para niños con discapacidad