Suso Vaamonde y la Banda de Santiago engancharon al público

Su concierto en el TradFest llenó A Quintana de ritmos de fusión de la música de banda y la tradicional de Galicia


Santiago / La Voz

El concierto «De tradición» que ofrecieron al mediodía de este domingo en la Praza da Quintana la Banda Municipal de Santiago, dirigida por su titular, Casiano Mouriño, y el músico Suso Vaamonde, enganchó desde el primer minuto al público, que respondió con entusiasmo a las invitaciones que Vaamonde y Mouriño le realizaban, en numerosos temas, para que les acompañase con palmas e incluso a corearlos. Era imposible no hacerlo, por la complicidad que se creó entre los músicos y la numerosa concurrencia, alentada por las muy didácticas explicaciones de Vaamonde, que cantó, bailó y, sobre todo, desplegó su vasta sabiduría de la tradición musical de Galicia, plasmada en la quincena de instrumentos que utilizó durante el concierto, detallando las características de cada uno.

Vaamonde lamentó que, por los rigores del protocolo del covid-19, el público tuviese que permanecer sentado, sin bailar, pero «todo se andará», y proclamó que aunque esta normalidad «trae cousas novas, hai cousas vellas que non debemos esquecer nunca».

El concierto, dedicado al gaiteiro coruñés Pepito Temprano, que falleció el pasado sábado, tocó una amplia variedad de registros, todos bajo el signo de la fusión de la música de banda y la tradicional de Galicia. «Concerto para gaita e banda de música», anunció el maestro de instrumentos populares al arrancar con un pasodoble que él mismo compuso. O para banda y zanfoña (la popular «Alborada de Verín» y, de Ramón Sumay, la «Polka dos Areeiras»), o cuatro tipos de pandereta («Muiñeira dos pendellos», de Juan Lois Diéguez), o acordeón («Vals de Pazos de Merexo»), o asubío («Cantiga de Palas de Rei», de Bernardo del Río), aunque el multiinstrumentista Vaamonde acabó de bordarlo al explicar al público hasta seis «instrumentos sinxelos que comezaron sendo xoguetes» e interpretar con ellos la «Muiñeira de Cadós»: castañeta, tarrañolas, trécola, birimbau, charrasco y cunchas. De la significación de estos instrumentos baste citar el birimbau o trompa, un vínculo musical más entre Galicia e Irlanda y que de la isla saltó con los colonos a Estados Unidos para convertirse en el sonido «Far West» más identificable en la profusa cinematografía del «western».

El público pidió bises y la Banda y Vaamonde cerraron el concierto, tras una docena de temas, con la muiñeira «A Camposa», de Xosé Romero Suárez. Será una de las citas más recordadas del TradFest y de estas Festas do Apóstolo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Suso Vaamonde y la Banda de Santiago engancharon al público