El abrazo más viral de una familia sorda tras seis meses separados

Patricia Calveiro Iglesias
Patricia Calveiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

PACO RODRÍGUEZ

El reencuentro de Mari Carmen y Pepe con su hijo Iván en Santiago, donde arrancó su canal de YouTube, conmovió a las redes sociales

28 jul 2020 . Actualizado a las 11:20 h.

Pocos pudieron ver la escena en directo, en pleno casco histórico compostelano, en la Rúa Nova. Sin embargo, virtualmente ha llegado a más de 40.000 personas y las redes sociales se han conmovido con el abrazo más viral de una familia sorda. El momento cobra aún más importancia al conocer a sus protagonistas, unos santiagueses que desde hace tres años cuentan en un canal de YouTube su día a día en la lengua de signos. Se han convertido en un todo un fenómeno nacional explicando, con grandes dosis de humor, cómo es el día a día para las personas que conviven con la pérdida de audición. Cuenta Iván Vázquez que, cuando estudiaba, el orientador del colegio le desaconsejó meterse en estudios universitarios, pero él nunca se rindió a la primera y acabó sacándose la carrera de Educación Social en la UDC. Hace ocho meses se trasladó a Madrid y dudaron si cerrar el canal de YouTube, relata, «pero decidimos seguir funcionando a distancia». Había conseguido un trabajo en la capital y, cuando se declaró el estado de alarma por el coronavirus, llevaba ya casi tres meses sin venir a Galicia.

«La cuarentena la pasé en el sitio más afectado de toda España y psicológicamente fue duro tener lejos a los míos, porque jamás había estado tanto tiempo sin ver a mis padres. Y allí el ambiente era horrible. En la calle se respiraba tristeza y escuchabas cada día el traslado de enfermos a hospitales», continúa. El pasado fin de semana Iván regresaba por sorpresa para pasar junto a su familia las vacaciones. Ni su madre, Mari Carmen Villar, ni su padre, Pepe Vázquez, contaban con él. Unos amigos sirvieron como cómplices y, justo cuando ella salió a fumar a la puerta de la cervecería Rúa Bella, aparecía Iván corriendo. «¡Ana, me has engañado!», exclama la mujer a la persona que la graba en el vídeo subido a Instagram y Facebook, justo después de fundirse con su hijo único en uno de esos abrazos que dejan a uno balanceándose. El padre estaba de espaldas dentro del bar, junto a otros familiares, cuando entró el vástago. Su cara al verlo era el reflejo de la felicidad. Iván reconoce que no esperaba que su reencuentro tuviese tal repercusión, aunque cuentan con más de 200.000 visualizaciones en YouTube y preparan ahora el lanzamiento de una web propia.

«Nuestro objetivo es sensibilizar a la gente a través del canal. No es solo para sordos, sino también para oyentes. Hemos puesto subtítulos porque queremos llegar a todo el mundo, que la gente pase un rato divertido y cambie de mentalidad sobre las personas sordas, porque muchos aún lo ven como una discapacidad y somos una familia normal».