De Roncesvalles a Compostela para honrar a las víctimas del coronavirus

Decenas de personas colaboran para que una mochila llegue de mano en mano a Santiago antes del próximo día 24

La mochila de la luz llegara a Santiago el día 18 de este mes
La mochila de la luz llegara a Santiago el día 18 de este mes

Lugo/La Voz

Cuando el Gobierno permitió salir a caminar tras el confinamiento, Jesús Ciordia vio la luz. Se lanzó a hacer kilómetros en torno a su casa. Enchufado a una radio, escuchaba día a día las cifras de muertos por covid-19. Pensaba en sus familias, en las situaciones tan complicadas, sin poder despedirse de sus seres queridos. «Si yo no puedo hacer el Camino, quizá sí pueda poner una mochila en circulación para homenajearlos», pensó. Así nació esta iniciativa, que arrancó en Roncesvalles el día 18 de junio y que llegó ayer a Galicia para alcanzar Santiago antes del día del Apóstol.

«Se lo conté a Marilo López, una amiga con 40.000 seguidores en redes, y le pareció una idea preciosa, lo difundió y empezaron a ofrecerse un montón de peregrinos de un montón de provincias para llevar la mochila», explica Jesús Ciorda, un navarro que ha completado el Camino en siete ocasiones. No podía imaginar que aquella idea hubiera generado semejante respuesta.

Organizó las etapas para la mochila como si lo hiciera una vez más para él mismo, con tres días de descanso incluidos. Saldría de Roncesvalles el 18 de junio y llegaría a Santiago de Compostela el día antes de la festividad del Apóstol. Y hasta ahora, lo ha conseguido porque una legión de voluntarios salió de debajo de las piedras para repartirse los tramos.

Catedral de Burgos

Peregrinos, vecinos de las localidades por las que pasa y hosteleros han portado la mochila en alguna de las etapas. No ha habido ninguna en la que no hubiese una espalda sobre la que cargarla. En su recorrido antes de llegar a Galicia ha dormido en la Catedral de Burgos, pero también en albergues y en casas particulares.

Ayer llegó a O Cebreiro y un peregrino de Lalín la entregará hoy a una de las encargadas del albergue de Fonfría, que recorrerá los diez km que la separan de Triacastela para dársela a la alcaldesa de la localidad.

En su interior hay un libro de firmas, un pequeño saco para recoger deseos, la concha de una peregrina, así como otros símbolos, como la imagen de Bolitx, un apasionado del Camino que falleció tras sufrir ELA. «Pesa mucho», advierte su impulsor y añade: «Emocionalmente».

Cuando el Camino se convierte en parte de una lucha

P. Calveiro

Los padres de dos niñas, una que superó una leucemia y la otra con una enfermedad rara, se unen en una peregrinación a favor de la investigación

 

El día 28 salieron desde Las Rozas (Madrid), enfilaron el Camino de Invierno y siete días después llegaban a su meta, Compostela. Es el segundo año que la asociación El Motor de tus Pasos, de Cabanillas del Campo (Guadalajara), completa la Ruta para dar visibilidad y recaudar fondos a favor de la investigación de una enfermedad rara llamada Charcot Marie Tooth. Es la que afecta a Olivia, la hija de Eva Úbeda y Alfredo García, quien encabezó este pelotón solidario al que se sumó este año el equipo ciclista CRIS Contra el Cáncer. En total, ocho personas completaron las siete etapas y los más de 660 kilómetros. Por parte de los guadalajareños, Gonzalo Martínez (vecino de Cabanillas); el piloto de ralis y Dakar Pau Soler el actor gallego Sergio Pazos. Y, en la rueda contra el cáncer, Dani Guerrero (padre de otra menor, Isabel, quien superó la leucemia gracias a la investigación), Tomás Martínez (paciente con cáncer de pulmón, hígado y bazo); Juanfran Fernández (ciclista de 19 años con leucemia) y Andrés Navío. No había hombres, pero Eva advierte: «Quizás el próximo año me uno».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

De Roncesvalles a Compostela para honrar a las víctimas del coronavirus