El mercado de ganado de Santiago se celebra con menos concurrencia de la habitual

Desinfección de vehículos y toma de temperaturas a las personas que accedieron a las naves de Amio


Santiago / La Voz

El mercado de ganado de Santiago, segundo que se desarrolla tras el parón por el Estado de Alarma, se celebró en medio de estrictas normas de seguridad e higiene. Todos los vehículos pasaron por un control y fueron desinfectados antes de entrar en el espacio de carga y descarga, además a las personas que accedieron a las naves del recinto ferial de Amio se les tomó la temperatura y se registraron sus datos en un listado para su localización en caso de brote. La diferencia más evidente, según comentó la gerente del mercado nacional de ganado de Santiago, con respecto a otros citas semanales, fue la rapidez con la que se cerraron las transacciones de ejemplares, y el volumen de la concurrencia, que fue menor a la media anual. Esta mañana entraron en Amio 1.439 cabezas de ganado, cuando lo habitual son unas dos mil. En la última feria, celebrada el 11 de marzo, se recibieron a 1.902 cabezas. La mesa de precios, por acuerdo entre los miembros, decidieron no celebrar sesión (ya no estaba prevista que fuera presencial), por lo que no hay precios oficiales de las ventas de esta mañana. 

Los camiones cargados con el ganado empezaron a entrar en el recinto alrededor de las tres de la madrugada, y a las nueve de la mañana muchos de los ganaderos ya salían con sus camiones vacíos, y otros cargados con sus compras. Zamora fue el destino de algunas de las ventas registradas, pero la mayoría de las operaciones se quedaron en Galicia.

A la primera feria de ganado de Santiago, tras la suspensión de mercados por la crisis sanitaria, acudieron ganaderos de las cuatro provincias, entre los que destacaron habituales de Ourense, Lugo y Ortigueira, según la gerencia del mercado. Los que más fallaron a la cita fueron los compradores, por lo que la falta de demanda fue lo que provocó que los precios fueran más bajos de lo habitual. La escasa actividad en la restauración se notó especialmente, según apuntaron algunos tratantes. 

Los vendedores ambulantes que suelen acudir con artículos para las explotaciones ganaderas, y también otros que venden plantas y semillas para los cultivos no acudieron al mercado. Solo lo hizo David Gómez, de Arzúa, que comentó que las ventas fueron casi nulas. No hubo tampoco actividad en las casetas de comida, pulpo, churrasco y carne o caldeiro, habituales en este mercado. El mercado solo estuvo abierto para las personas implicadas directamente en el desarrollo de las compras y ventas de ganado. Aunque algunos particulares se acercaron hasta Amio no se les permitió la entrada. 

Prohibida la prensa en las primeras horas

La prohibición de acceso al recinto de todas las personas ajenas a la celebración del mercado produjo problemas para que, a primera hora de la mañana, pudieran entrar los medios de comunicación al recinto. Si bien, en un primer momento, algunos fotógrafos accedieron a las naves, después de que se les tomara la temperatura y se registraran sus datos, la gerente ordenó que se abandonará el recinto al estar prohibido su acceso. A las diez de la mañana, tras una aclaración desde el Concello, fuentes municipales anunciaron que ya se permitiría el paso a la prensa; pero fue necesaria una segunda aclaración para autorizar que varios medios pudieran estar al mismo tiempo en el recinto. Se da la circunstancia de que ayer se celebró el mercado de Silleda sin que hubiera restricciones para la prensa.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El mercado de ganado de Santiago se celebra con menos concurrencia de la habitual