Compostela se apunta a la mascarilla

El uso de elementos para cubrirse el rostro frente al covid-19 en espacios públicos fue notorio ayer, primera jornada de la obligatoriedad de utilizarlos con carácter general


santiago / la voz

Hubo de todo, como en botica, pero los compostelanos salieron ayer más concienciados a la calle sobre el uso de las mascarillas. Más concienciados o temerosos de posibles sanciones, pero el caso es que se percibieron más rostros embozados que días atrás. Se estrenaba la fase de la obligatoriedad de su uso en espacios públicos cerrados y en aquellos abiertos donde no sea posible guardar la distancia de seguridad.

El efecto del decreto se ha notado. La festividad de la Ascensión dejó el comercio sin apenas actividad ayer en la capital, por lo que faltaron referencias de ese sector, pero panaderías y farmacias -las pocas que abrieron- vieron pasar por sus establecimientos, en general, más rostros cubiertos. «Sí que hoy se percibió más gente con mascarilla, aunque hay quien se queja por tener que usarla», dicen en una panadería de la zona vieja en la que, salvo un par de casos aislados, la gente llegó con el rostro cubierto o se lo cubrió antes de entrar en el establecimiento.

Pero todavía hay despistados con el imperativo de no entrar en espacios cerrados sin tapar las partes del rostro más afectas a los riesgos del covid-19, y los escasos negocios con actividad ayer carecían de recordatorios de que la normativa exige ahora esa condición para acceder a sus locales. En los espacios abiertos hubo de todo, pero predominó con mucha diferencia el uso de la mascarilla.

Las circunstancias en el centro urbano ayer no fueron propicias para aglomeraciones al no haber actividad comercial ni programa festivo, lo que aligeró la dependencia de máscaras, pero hoy ya será un día de más trasiego, un factor que tendrán que tener en cuenta quienes todavía no las utilizan en espacios abiertos. La Policía Local no detectó problemas.

El seguimiento mayoritario del nuevo decreto sobre las medidas personales para evitar la propagación del covid-19 se percibió también en las farmacias. Por el mayor uso de las mascarillas, pero, sobre todo, por su demanda. Anteayer y ayer fue especialmente creciente. «Hoy, el 90 % de las ventas fue por mascarillas», decían al término de la mañana en la céntrica botica Gómez Ulla, de Porta Faxeira, mientras que unos metros más arriba, en la Valdés Cabo, del Toural, afirman que estos días se agotan las que entran en una jornada.

La demanda se dispara en las farmacias

El anuncio de la obligatoriedad de usar mascarilla con carácter general desató estos días la fiebre de los compostelanos por hacerse con ellas en mayor medida de lo que lo hacían hasta ahora. Las farmacias lo han notado desde el arranque de esta semana y donde antes un cliente podía demandar un par de ellas ahora puede solicitar 10 o 20, apuntan desde la botica Cortiñas Fariña, de San Pedro de Mezonzo, y desde la Vázquez Suárez, de República Arxentina.

«Se están dispensando bastantes. Ahora se llevan como para toda una semana», coinciden varias de las farmacias que ayer tenían abierto. Todas las consultadas dicen tener stock y, salvo un caso, que sí ha percibido un retroceso, no detectan problemas de suministro, aunque algunas sí lo perciben con los guantes. Las quirúrgicas son las mascarillas más demandadas entre las tres más comunes: esa misma, la higiénica y las FPP2, más caras estas últimas y a las que se suele recurrir cuando no quedan de las otras o para usos más ocasionales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Compostela se apunta a la mascarilla