Estos collares salen tanto de una olla como de motos o lavadoras

Abre Vestopazzo en el casco histórico, una tienda de bisutería hecha con metales reciclados


Santiago / La Voz

No solo se asientan en el casco histórico de Santiago bares y tiendas de recuerdos. La semana pasada abría sus puertas un negocio singular. La bisutería es su producto estrella, pero con una particularidad y es que ofrece piezas hechas a partir de aluminio 100 %. Así, tanto se pueden encontrar collares y pendientes salidos de una olla, como del motor de una motocicleta, de una lavadora o un lavavajillas. Con la sostenibilidad y la producción ética por bandera, «intentamos reutilizar todos los materiales y las piezas se hacen en la India, Indonesia y, la mayoría, de Madagascar. Lo hacen todo a mano y por eso no tenemos medidas en los anillos, porque cada uno es creado individualmente por artesanos», indica Sergio Villar, valenciano responsable de la tienda de As Orfas junto a sus tíos Gregorio Estudillo y Estela Villar. De cara al público, contarán con tres empleados en Santiago: Rebeca, Antía y Jon. Explica Sergio que Vestopazzo es una sociedad con sede en Roma, y a nivel nacional en Valencia. Sobre las bisutería en aluminio reciclado, señalan que «es muy ligero, lo que permite hacer piezas grandes que no pesan; tampoco dan alergias y se pueden meter en la piscina y en el mar. Tenemos otra parte de metal bañado en oro o plata; y una de latón, pero con un tratamiento plateado y una base de purpurina con cristalitos». Hay pañuelos de seda de la India y han lanzado también una colección de carteras para hombres. «Se hacen con los retales que sobran en la fabricación de cazadoras. Son de piel auténtica y en este caso no se reutilizan, sino que damos un uso a algo que se iba a tirar a la basura, aun precio accesible para el público». La de As Orfas es la primera apertura de Vestopazzo en Galicia y a finales de abril, avanzan, inaugurarán la segunda tienda en la Rúa do Vilar, pegada a la oficina de turismo. ¿Por qué dos en el casco monumental? «Hemos visto un hueco en el mercado y tanto el producto como la estética del negocio nos encajaba con esta zona», dice Sergio.

Patrón de los abogados

Victoria Ortega, José María Gómez y Díaz-Castroverde, Fernando Suanzes, Juan José Martín... Un importante grupo de autoridades del mundo jurídico, pero también del político y civil, asistieron a la celebración del Colexio de Avogados de Santiago de su patrón, san Raimundo de Peñafort. César Rúa y Carlos García Cumplido recibieron las medallas de oro del colegio en un acto emotivo. «Entre os dous xuntos, son 60 de historia do Colexio, grandes compañeiros e persoas que deixan unha fonda pegada polo seu traballo», destacaba el decano, Francisco Rabuñal, quien además demandó unidad en el sector. A título póstumo, se distinguió también a Leonor Castro Calvo, magistrada muy querida a la que se recordó por su sensibilidad, profesionalidad y talante «impecable y respetuoso». La otra medalla de oro en la categoría de no abogados fue para Xurxo Melchor, periodista de La Voz de Galicia, quien aseguró que «pocos premios podrían hacerme más ilusión». La asociación Sarela recogió, en manos de su presidente, José Balboa, el galardón Dereitos Humanos del colegio, que en esta jornada hizo entrega de los diplomas a los letrados que cumplían 25 años de profesión.

;
Actuación de tunos sevillanos en el Obradoiro

Homenaje a Boytila

Desde hace tres años, tunos de distintas partes de España se reúnen en Santiago para rendir homenaje a Carlos Suárez Corral (Boytila), fallecido en septiembre del 2017, quien además de ser tiraboleiro de la Catedral fue tuno compostelano. «Tenía un espíritu muy ácrata, pero era una persona acogedora y solidaria», cuenta de él Carlos Belmonte (Percha), un sevillano que lo conoció en 1985, año a partir del cual se creó una especie de hermandad santiaguesa-hispalense. «Empecé a tocar con él en los soportales de Correos junto a unos amigos míos y hubo un efecto llamada. Venían de muchas otras partes a ver a los sevillanos y Boytila. Él tenía un sentimiento de Cicerone y un concepto de la tuna globalizadora», añade. Por eso mañana, hacia las once de la mañana en el cementerio de Boisaca, se juntarán tunos de Sevilla, Barcelona, Las Palmas, Tenerife, Salamanca y otros rincones repetir lo de cada mes de febrero desde su fallecimiento: cantar unas canciones en el lugar donde fue enterrado Boytila y escanciar sobre su tumba una botella de orujo, «como a él le hubiera gustado». Será el acto central de un fin de semana que arrancó ayer con serenatas improvisadas, jubones y capas aterciopeladas recorriendo la capital gallega.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Estos collares salen tanto de una olla como de motos o lavadoras