La tienda de conserva gallega Catrineta deja el casco histórico, pero este cierre tiene final feliz

Quico Valeiras protagonizará hoy la última Edición en Fachada


Santiago / La Voz

Desde hace siete años, el casco histórico tiene su propia «conserveira de Compostela», Catrineta. Pero ha llegado el momento de despedirse para la tienda especializada en pescados y mariscos procesados de origen gallego y portugués, desde la que además se impulsaron multitud de actividades dinamizadoras. Catas, degustaciones, exposiciones, conciertos... Sus propietarios, Cristina Doel y Roberto Rodríguez, fueron más allá de una visión estrictamente empresarial. Sensibles y preocupados por la ciudad, desde su inauguración apostaron por dar visibilidad al mundo de la cultura. Por todo ello, su marcha se dejará notar, aunque este no es un cierre más por jubilación o quiebra, sino que tiene final feliz. «A actividade continúa. Imos abrir unha nova etapa, aínda que fóra da cidade. A tenda cumpriu unha función. A través dela démonos a coñecer e fixemos unha carteira de contactos, cos que mantemos unha relación comercial, e en moitos casos converteuse nunha relación persoal. Pasaron de ser clientes a ser amigos cos que quedamos de cañas. O retorno do establecemento non permitía agora desenvolver unha parte importante do negocio. Levamos sete anos facendo distribución e imos centrarnos nela a partir de agora. Queremos crecer máis e ampliala venta on-line», explica la lucense, afincada en Santiago desde que vino en el 99 a estudiar (Roberto, de Monforte, desembarcó en la capital gallega a comienzos de los 90). Sin un establecimiento físico que los ate, confiesa que también hay detrás de su mudanza a la costa una motivación personal, la de «apostar por outra forma de vida». Catrineta puede presumir de haber llegado hasta Alemania, Francia e Italia. Antes de que las latas de conservas —elaboradas a la manera tradicional y de aspecto retro— abandonen el antiguo ultramarinos de la Ruela Altamira, habrá una última acción cultural. Hoy mismo, a las 13.00 horas, está prevista la clausura de Edición en Fachada, ciclo que ha dado visibilidad a los artistas y autores locales. El protagonista de la jornada de hoy será Quico Valeiras, por méritos propios, destacan Cristina y Roberto: «É propietario dunha libraría do barrio de San Pedro, Chan da Pólvora, onde non só están especializados en poesía galega, senón que Quico é un traballador nato e publica aos mellores poetas, ademais de escribir os seus propios versos». La fórmula escogida para la presentación de A penúltima cireixa, será una performance poética.

Tocados de galardón

La marca Andamas está de enhorabuena. El taller de tocados fundado en el 2015 fue uno de los ganadores del concurso nacional de la feria Bisutex. El premio lo están disfrutando desde el jueves en Madrid. Se trata de un estand en el salón internacional de bisutería y complementos que acoge Ifema, donde están dando a conocer su trabajo entre mayoristas españoles y extranjeros. Marisol Gómez, extremeña vecina de Ordes, es la responsable. Ella montó una boutique de complementos cuando llegó a Galicia, hace más de 30 años, donde se percató de la demanda de tocados personalizados para bodas y fechas especiales. Marisol siempre tuvo buena mano para las manualidades y «tras años de investigación logramos conseguir una técnica que nos permite que nuestros complementos sean ligeros y que tengan una calidad exclusiva. Las piezas son de esmaltado y porcelana, principalmente, y adaptadas a los gustos de cada novia o invitada, desde el tamaño a los colores o materiales», dice la empresaria, quien presenta una nueva colección de pendientes en la capital. De este modo la marca ordense se abre mercado con «un complemento versátil, apto para el día a día o para eventos», cuenta su hija mayor, Andrea Calvo, responsable de márketing y promoción de Andamas.

Los cafés mejor decorados

No se fue con las manos vacías Adrián López Peón, del restaurante A Maceta (Santiago), de la semifinal del Concurso Camarero del Año celebrada en Ourense. Aunque no logró clasificarse para la final nacional, a la que irá Nuria Basurto, sí obtuvo el premio Leche Pascual de Latte Art por los mejores dibujos en cuatro cafés. Entre el jurado profesional que valoraba las pruebas estaban representantes de la hostelería nacional, incluido Marcelino Cambeiro, jefe de sala del Parador de Santiago.

MÁS HISTORIAS DE PATRICIA CALVEIRO

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La tienda de conserva gallega Catrineta deja el casco histórico, pero este cierre tiene final feliz