La biblioteca pública más antigua de A Coruña necesita ayuda para sobrevivir

Eduardo Eiroa Millares
Eduardo Eiroa A CORUÑA / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

EDUARDO EIROA

Las salas del Consulado se abrieron en 1806, hoy el inmueble tiene humedades y mobiliario desfasado

06 ene 2020 . Actualizado a las 01:06 h.

Uno de los tesoros culturales más relevantes de A Coruña es también uno de los más desconocidos. El valor de biblioteca del Consulado -en Panaderas- no tiene solo que ver con sus fondos, sino también con lo que es. Sus salas se abrieron al público en 1806, convirtiéndose en una de las bibliotecas públicas más antiguas de Galicia, quitando las de la Universidade de Santiago.

Desde entonces no se ha movido del sitio -bajó de la planta alta al bajo cuando se instaló allí el Museo de Bellas Artes- pero los años, los siglos, han pasado por ella sin inversiones suficientes para adecentar su estado.

La biblioteca cuenta con muebles del siglo XIX y también con mobiliario donado por Juana de Vega. Hay libros allí que arrancan del siglo XV. Todo se cuida y se mantiene con los escasos recursos disponibles, pero hace falta bastante más para dignificar un espacio único.