En contra de lo que cree, el 2019 no fue ni lluvioso ni oscuro en Santiago

Las insolación superó la media de los últimos treinta años y los registros pluviométricos fueron normales


Santiago

La sensación con la que la inmensa mayoría de los compostelanos cerraron el 2019 fue que dejaban atrás un año muy lluvioso y en el que apenas vieron el Sol. Una impresión del todo equivocada a tenor de los datos recopilados por el observatorio astronómico Ramón María Aller de la Universidade de Santiago (USC), que revelan justo todo lo contrario. «Ao terse acumulada a meirande parte da precipitación no último trimestre, deu a sensación dun no 2019 moi chuvioso e de pouco Sol, porén, dado que nos nove primeiros meses a choiva caída foi máis ben pouca, resultou ao final un ano pluviometricamente normal na contorna de Compostela», explica el director de este organismo, Ángel Docobo Durántez.

En lo que respecta a la insolación, el año pasado estuvo por encima de la media anual de las tres últimas décadas. Se registraron 2.213 horas y 31 minutos de sol, lo que supone un 50,5 % del total de horas posibles de sol. Unos valores que tan solo se superaron en el 2005, 2016 y 2017.

Nuevamente, el último trimestre, en el que se acumularon los meses con poca luz, es el que prevalece en la memoria colectiva. Así, en octubre solo hubo 101 horas y 55 minutos de insolación, por las 93 horas y 35 minutos de diciembre y las 51 y 30 de noviembre. En el lado opuesto quedaron julio (265 horas y 10 minutos) y agosto, con 262 y 30, pero sobre todo mayo, cuando brilló el astro rey 311 horas y 45 minutos.

Con la lluvia ocurrió lo mismo. De enero a septiembre, se recogieron 894 litros por metro cuadrado en el observatorio de la USC, mientras que en el último trimestre fueron 977,2. La precipitación anual se situó en 1.871,2 litros por metro cuadrado, en la línea de la media, que es de 1.800. Mayo fue excepcionalmente seco (47,5 litros por metro cuadrado), mientras que en noviembre cayeron 431,9 litros y en diciembre 288,4.

El buen tiempo de mayo fue tan inusual que incluso fue en este mes cuando se registró la temperatura máxima del año. Es habitual que en mayo haya días calurosos, pero es inusual que marquen el récord anual. Así ocurrió el 31 de mayo del 2019, cuando el mercurio llegó a los 33,7 grados, superando los 32,6 de julio, los 32,4 de agosto y los 32,3 de septiembre.

En cuanto a las mínimas, únicamente se registraron temperaturas bajo cero en dos días: el 3 de febrero, con -0,8 grados, y el 5 de enero, con -0,6.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

En contra de lo que cree, el 2019 no fue ni lluvioso ni oscuro en Santiago