Santiago tiene que conformarse con pellizcos del tercer premio y de dos quintos

La administración de O Castiñeiriño vendió un décimo del 00750, y las de Concheiros, Polígono do Tambre, Praza da Inmaculada y Porta Faxeira repartieron suerte con el 66212 y el 81610

Patricia Díaz, al frente de Duende Azul, una tienda de chucherías de Os Concheiros, en Santiago, en la que también despacha lotería por máquina, y que vendió dos décimos del quinto de Navidad con el número 66212
Patricia Díaz, al frente de Duende Azul, una tienda de chucherías de Os Concheiros, en Santiago, en la que también despacha lotería por máquina, y que vendió dos décimos del quinto de Navidad con el número 66212

Santiago / La Voz

Santiago tiene que conformarse en el sorteo de Navidad con unos pocos pellizcos correspondientes al tercer premio y a dos quintos. Un décimo del tercer premio, el 00750, fue vendido por la administración de O Castiñeiriño, mientras que tres administraciones diferentes, en la calle Concheiros, en el Polígono do Tambre y en la praza da Inmaculada, despacharon décimos del 66212, agraciado con un quinto premio. La oficina de la Rúa do Vilar, junto a Porta Faxeira, un clásico de los premios navideños, también repartió suerte con el 81610. En total, al margen de pedreas o suerte «importada» de otras ciudades, estos premios suponen un total de poco más de 300.000 euros.

Administración de lotería de O Castiñeiriño, Santiago. Vendieron un décimo del tercer premio 00750
Administración de lotería de O Castiñeiriño, Santiago. Vendieron un décimo del tercer premio 00750

La administración de lotería de O Castiñeiriño vendió el año pasado un décimo del gordo y otro del sorteo de Reyes, de ahí que este año haya aumentado la clientela en busca de la suerte. Y llegó en forma de un tercer premio, el 00750, que se vendió por máquina. La administración es de Mariquita, la hermana del dueño del afamado restaurante Paz Nogueira. Eduardo, su hermano, fue ayer a última hora a por un décimo, «quería un número baixo, pero o meu non é tan baixo», se lamentaba mientras comprobaba que no tenía el número ganador.

Aunque el estanco en el que se vendió el billete es de la familia Paz Nogueira, Begoña Viqueira lleva 18 años al frente de la oficina, de ahí que se presentase en el despacho una vez supo que habían vendido un tercer premio: «Espero que los 50.000 euros hayan ido para un vecino de la zona, como los que dimos el año pasado». Asegura que tras vender en el 2018 un décimo del gordo y días después otro de Reyes, aumentaron las ventas, sobre todo entre el vecindario del Castiñeiriño, esperanzado en que la suerte cayese de nuevo en el barrio: «Los últimos quince días fueron una locura», dice sonriente y encantada de haber repartido suerte. «Seguro que fue la casualidad, porque un número tan pequeño como el 750 nadie lo pide».

Patricia Díaz, al frente de Duende Azul, una tienda de chucherías de Os Concheiros, en Santiago, en la que también despacha lotería por máquina, y que vendió dos décimos del quinto de Navidad con el número 66212
Patricia Díaz, al frente de Duende Azul, una tienda de chucherías de Os Concheiros, en Santiago, en la que también despacha lotería por máquina, y que vendió dos décimos del quinto de Navidad con el número 66212

El quinto premio del número 66212 se repartió, entre otras localidades, en Santiago de Compostela, en Os Concheiros, en la praza da Inmaculada y en el bar Polígono, en el Polígono do Tambre. Patricia Díaz lleva solo dos años al frente de Duende Azul, una tienda de chucherías de Os Concheiros, en la que también despacha lotería por máquina, y ya repartió varios premios antes de los dos décimos del quinto que cayó esta mañana repartido en varias localidades. «Encantada de repartir suerte y esperamos seguir repartiéndola», dice sonriente mientras los clientes se agolpan en el despacho. «Ya dimos el primero de la Lotería Nacional el 16 de noviembre y del Bono Loto y la Primitiva también hemos dado, por eso se notó algo también en las ventas». De momento, Patricia desconoce la identidad de los agraciados con los 6.000 euros que corresponden a cada uno de los dos décimos premiados del número 66212 que vendió por ventanilla: «Hay muchos clientes peregrinos que llevan lotería de paso que entran en Santiago, pero también hay clientes de la zona, que es de lo que uno vive. De momento no sé quiénes fueron los agraciados, pero yo estoy encantada, con la emoción de dar premios y esperando dar muchos más».

Bar Polígono, del Polígono del do Tambre, en Santiago. Vendieron tres décimos del quinto premio 66212
Bar Polígono, del Polígono del do Tambre, en Santiago. Vendieron tres décimos del quinto premio 66212

Tres décimos del 66212, agraciado con el quinto premio, se vendieron en el bar Polígono, del Polígono do Tambre, donde Marta Camba y sus compañeros ya están acostumbrados a repartir suerte: «Xa demos sobre tres millóns de euros na Primitiva, hai dez anos, e hai dous anos, e hai tres, demos tamén dous quintos premios, desa vez case coincidía o mesmo número, o de hoxe non, que é distinto». Aunque no conoce la identidad del agraciado, supone que será solo una persona, «porque é moi raro que na máquina che saia o mesmo número». Las otras veces sí descubrieron quién era el afortunado, y de esta, imagina que será algún trabajador de la zona, porque el polígono industrial es la base de su negocio y de su clientela. Marta está satisfecha de repartir suerte, aunque un poco fastifiada por estar abonados al quinto premio: «Nós queremos dar o primeiro!». Pues a seguir intentándolo.

Administración de Porta Faxeira, en Santiago. José Luis Tojo brinda porque ha vendido un pellizquito del quinto premio, 81610
Administración de Porta Faxeira, en Santiago. José Luis Tojo brinda porque ha vendido un pellizquito del quinto premio, 81610

Ya era raro que no cayese algo en la administración de Porta Faxeira, a la entrada del casco antiguo de Santiago, famosa por sus colas de turistas y peregrinos en busca de la suerte. Sin embargo, esta vez José Luis Tojo, el lotero, tuvo que esperar casi al final del sorteo para repartir un décimo por terminal de un quinto premio del número 81610, al que le corresponden 6.000 euros. «Hemos dado primeros, hemos dado segundos, hemos dado cuartos y hemos dado quintos. Nos falta un tercero, que lo daremos el año que viene. ¡O por el Niño!», dice confiado el administrador. «Siempre hay otra oportunidad». Pues a por ella.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Santiago tiene que conformarse con pellizcos del tercer premio y de dos quintos