La tierna historia que esconde el balcón más vistoso de San Pedro

Los hijos y nietos de Eugenio Arca y Carmen Pichel mantienen viva la ilusión de estos octogenarios


Santiago / La Voz

¿Cuántas personas se habrán detenido frente al número 44 de San Pedro sin imaginar la tierna historia que hay detrás del balcón más vistoso de Compostela? Desde hace unos 15 años, sus propietarios se esmeran en decorarlo cada vez que llegan las Navidades, el Carnaval, las fiestas del barrio o alguna otra fecha señalada. Dedican mucho tiempo y cariño pero, en realidad, no lo hacen para arrancar la sonrisa de los viandantes sino para mantener viva la ilusión de Eugenio Arca y Carmen Pichel, de 88 y 87 años. «Ellos siempre fueron muy de celebrar las fiestas, y las Navidades en particular, porque les encanta reunir a la familia y hacer cosas juntos», cuenta una de sus hijas. La pareja fue quien, empezó a adornar el balcón hace unos 15 años, cuando se mudaron a su segunda vivienda, a solo unos metros de la otra. En el número 52, donde hoy tiene su librería Nathalie Budiño (Os Mundos de Carlota) estaba la peluquería de Carmen y vivían en el mismo edificio. Con 72 años se jubiló y se instalaron definitivamente en el número 44, que habían comprado mucho tiempo antes. Ahora que las fuerzas de estos octogenarios empiezan a menguar, son sus hijos y nietas (Raquel, Nerea, Alba y Carmen) los que han cogido el testigo, y se encargan de sacar el máximo partido a estos escasos dos metros cuadrados. «Para sus nietas mayores, de 35 y 32 años, siempre hay pocas luces y se les ocurren las ideas más locas», comentan. Aunque fueron Eugenio y Carmen los artífices del mensaje que inspira al vecindario desde su balcón: «Se chove que chova». Surgió cuando estaban preparando la decoración para la Festa da Primavera que se celebraba en San Pedro. A Carmen le dio un ictus y su familia pensó que una forma de que pudiese participar en los adornos era con manualidades, haciendo las letras de una frase. Alguien sugirió que podían echarse a perder con la lluvia, a lo que Eugenio respondió con las palabras que aún hoy siguen en su balcón. E se chove, que chova. «Él es muy positivo, como mi madre, que dice que la vida es cuestión de actitud. A pesar de los golpes que les dio la vida siempre conservan esta actitud y las ganas de disfrutar de los momentos buenos, en familia, por eso nosotros mantenemos de esta forma la ilusión que nos transmitieron». El balcón es fotografiado casi a diario por desconocidos y hasta recibió algún premio, pero su mayor ambición es devolver a Carmen y Eugenio un poco del amor que ellos les dieron.

Un adiós muy especial

El temporal Fabien frenó una singular «procesión fúnebre-festiva» organizada en memoria del payaso y malabarista Manu Lago García, fundador de Pista Catro. La comunidad de Novo Circo Galego y especialmente su familia de la nave y escuela compostelana Circonove habían preparado un homenaje a su medida coordinado por Antón Coucheiro, Pablo Reboleiro y Noela, coincidiendo con el primer aniversario de su fallecimiento.

El mal tiempo obligó a cancelar el recorrido por Santiago que habían organizado sus amigos y hermanos de profesión, ataviados con vestuario y atrezo de circo. Pero no pudo detener un adiós muy especial, que se trasladó a la que fue su segunda casa, la de Circonove, en As Cancelas. Allí se reunía su familia circense para degustar unas setas en honor a este biólogo y amante de la micología. Lo despidieron haciendo lo que más le gustaba, por lo que la ceremonia terminó con un cabaré, cuyos números se aderezaron con fotos, vídeos, poemas y otros recuerdos de Manu.

Miki Núñez en Santiago

Si el jueves Ana Guerra y Luís Cepeda compartían confidencias y música con sus fans de Santiago, ayer fue el turno de otro exconcursante de Operación Triunfo, Miki Núñez. El último representante de España en Eurovisión se subió al escenario de la Capitol e inyectó grandes dosis de energía al público arropado por dos compañeros de academia, Sabela Ramil y Roi Méndez. El catalán compartió a través de Instagram los efectos del temporal en Galicia, sacando punta a un contenedor que había arrastrado el viento, y el santiagués retransmitió desde los juegos de infancia con los que se reencontró en su casa hasta una partida de Risk de 5 horas en la víspera del concierto.

MÁS HISTORIAS DE PATRICIA CALVEIRO

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La tierna historia que esconde el balcón más vistoso de San Pedro